Máxima de Holanda sale airosa del ‘más difícil todavía’