Máxima de Holanda pierde centímetros, gana popularidad

Acaparó los piropos y las muestras de cariño de los holandeses en las festividades del 200º aniversario de la fundación del reino

Máxima de Holanda es la más grande. No por su talla, que luce figura en cada nueva aparición pública desde hace ya unos meses, sino por su personalidad y carisma. Se hace querer por todos sin excepción (propios y extraños), como volvió a comprobarse este fin de semana en el exterior del Teatro Carré de Ámsterdam durante la clausura de las festividades del 200º aniversario de la fundación del reino de los Países Bajos, que, aunque reunió a prácticamente toda la Familia Real holandesa, ella (y sólo ella) acaparó los piropos y las muestras de cariño de la gente.

holanda-4VER GALERÍA



Los reyes Guillermo Alejandro y Máxima encabezaban por supuesto la comitiva, seguidos por la princesa Beatriz, que no falta nunca a Holanda ni a sus sucesores cuando se la necesita; los príncipes Constantino y Laurentien, que vuelven a residir en el reino para abordar mejor su aumentada agenda oficial, y la princesa Mabel, viuda del príncipe Friso, que acude a las citas familiares puntualmente y con una incipiente sonrisa, aunque ahora el motor de su vida, además de sus hijas, sean las causas sociales. Asimismo, se sumaron a la celebración la princesa Margarita y su marido, Pieter van Vollenhoven; el príncipe Bernardo junto a su esposa, la princesa Anette, y el príncipe Floris.

Los Reyes holandeses llegaron al teatro, situado en uno de los márgenes del río Amstel, alrededor de las ocho y media de la tarde derrochando sonrisas y buen humor como acostumbran y, por supuesto, elegancia. La reina Máxima volvía a hacer honor a su nombre con un vestido de seda de color nude, con adornos de mariposas en negro, de una de sus casas de moda de cabecera, Natan. Un atuendo, con el que dejaba más que patente su nueva esbeltez, que combinó con complementos (peep-toes y clutch) a tono.

holanda-5VER GALERÍA

Después de la proyección en una pantalla gigante de los retratos de todos los monarcas holandeses hasta la fecha, los reyes Guillermo y Máxima fueron agasajados con un espectáculo en el que hubo espacio para la música pop holandesa o para la recitación de poemas. Durante la velada también se recordaron grandes momentos de la Historia de los Países Bajos, como la abolición de la esclavitud o la liberación del país tras la ocupación nazi.

El tema de la noche fue Unidad y diversidad. Durante este mes se cumplen exactamente 200 años de la fundación del Reino de los Países Bajos, acontecida en 1815 tras la investidura de Guillermo I como Rey. Desde noviembre de 2013 se han venido celebrando actos conmemorativos en diferentes lugares de los Países Bajos, como La Haya, Maastricht y Zwolle. El espectáculo del pasado sábado a las orillas del río Amstel suponía el fin de este jubileo, que no de su apretada agenda.

holanda-7VER GALERÍA

Los reyes Guillermo y Máxima no tenían descanso este fin de semana. Tras haber presidido la clausura del 200º aniversario de la fundación del reino de los Países Bajos el pasado sábado en Ámsterdam, tomaron rumbo a Nueva York, acompañados de la princesa Mabel, viuda del príncipe Friso. Los soberanos y la princesa se trasladaron a la metrópolis norteamericana para estar presentes en la 70ª Asamblea General de las Naciones Unidas. Hoy mismo esta previsto que el rey Guillermo pronuncie un discurso en la Sala de la Asamble General, algo que hasta el momento no había hecho ningún Jefe de Estado holandés. Por su parte la reina Máxima mantendrá diversas reuniones con mandatarios internacionales en su condición de Asesora del Secretario de la ONU en materia de finanzas inclusivas. A la conquista del resto del mundo.

Más sobre