Doña Letizia estrena la espectacular tiara rusa, la última que le quedaba por lucir

La Reina ha llevado, por primera vez, esta diadema, inspirada en los tocados tradicionales del país y realizada en platino, perlas y brillantes

Este miércoles por la noche, los reyes Felipe y Letizia han ofrecido una cena de gala en honor del presidente de China, Xi Jinping, y su mujer, Peng Liyuan, un acto con el que se ha puesto el punto y final a la visita de Estado del mandatario por nuestro país, la primera de un presidente chino desde el año 2005 y que coincide con la conmemoración del 45 aniversario del establecimiento de relaciones diplomáticas entre ambos países. Ha sido en este acto, que ha tenido lugar en el Palacio Real de Madrid, donde Su Majestad ha dirigido unas palabras a los presentes. Esta es la segunda cena que los Reyes ofrecen al presidente chino y su esposa, pues la primera tuvo lugar el martes por la noche en La Zarzuela. Este solemne y relevante acto ha hecho que doña Letizia estrenase tiara, la última que la quedaba por lucir. Se trata de la diadema rusa y forma parte de la las joyas que se llaman " de pasar" y que están reservadas a las reinas de España. 

Reina LetiziaVER GALERÍA

Es una espectacular pieza realizada en platino, perlas y brillantes, que debe su diseño a los tradicionales tocados rusos, los kokoshnick, de ahí su nombre. Fue creada por la reina regente María Cristina de Austria, madre del rey Alfono XIII. A su fallecimiento, la pieza pasó a manos del  Alfonso XIII que se la regaló a la abuela de Felipe VI, María de las Mercedes de Borbón, con motivo de su boda con don Juan de Borbón. La condesa de Barcelona prestó la joya a su nuera, doña Sofía, en algunas ocasiones y también a su hija, la infanta Pilar, y a su nieta, Simoneta Gómez- Acebo, que la eligió para su enlace matrimonial. 

Reina LetiziaVER GALERÍA

Al fallecer la Condesa, la tiara pasó a sus tres hijos, pero el rey Juan Carlos llegó a un acuerdo con sus hermanas, doña Pilar y doña Margarita, y se la regaló a su mujer, que la estrenó en el año 2006 en una visita a Noruega. Con esta, ya son siete las diademas que la reina Letizia ha lucido en distintas cenas de gala. De ellas, la rusa, la de Cartier, la Mellerio y la Princesa tienen perlas, mientas que la de Flor de Lis, una de las más importantes de su joyerto real, la Floral, una de sus favoritas, y la Prusiana, que eligió para su boda, están elaboradas con diamantes. 

Reina LetiziaVER GALERÍA

- El último estreno de la Reina, una compra 'online' de 96 euros

- La significativa visita de doña Letizia y Peng Liyuan al Teatro Real

- Icono de estilo y cantante folclórica: así es Peng Liyuan, la primera dama china que se reunirá con doña Letizia

Además de este importante estreno, la reina Letiza ha llevado otras importantes joyas que forman parte del lote de las las piezas de las Reinas de España, como las pulseras gemelas de Cartier y los pendientes de brillantes. Para dar protagonismo a su diadema, doña Letizia ha apostado por elegir un vestido muy sobrio, peor muy eleganate, en color negro realizado en terciopelo con cuello a la caja y manga larga de Felipe Varela, que estrenó en febrero de 2017 durante una cena gala en honor del presidente de Argentina, Mauricio Macri, y su mujer, Juliana Awada. Además, y como guinda a este look de lo más regio, Su Majestad ha llevado un broche con la forma de la flor de Lis, que forma parte de la tiara Princesa, que don Felipe le regaló por su quinto aniversario de boda y que estuvo guardada durante años hasta que la estrenó en el 75 cumpleaños de la Reina Margarita de Dinamarca. 

Reina LetiziaVER GALERÍA

Durante esta visita, doña Letizia ha querido hacer guiños estlísticos a sus invitados, como fue el vestido en rosa empolvado, y de estética oriental, que estrenó en su visita al Teatro Real con Peng Liyuan, un diseño de la firma de venta por internet Asos Design, cuyo coste es de 96,99 euros. Por su parte, la primera dama asiática, de 56 años ha dado muestras, durante su periplo por nuestro país, de ser un icono de estilo mezclando a la perfección las siluetas típicas de su país con diseños mucho más occidentalizados. La mujer del presidente chino está más que acostumbrada a los flashes y a ser el centro de atención pues es cantante de música folclórica y su prodigiosa voz la hizo famosa en su país antes de casarse. Ha obtenido muchas condecoraciones y era habitual en la Gala Anual de Año Nuevo de la Televisión Central de China, desde los años 80. Además, ocupa el rango de mayor general del Ejército de Liberación Popular. Con la llegada de Peng se ha occidentalizado la figura de la consorte del presidente y se ha dado mucho más peso a la figura de la primera dama, algo que hasta ahora no ocurría, donde las esposas de los mandatarios era unas completas desconocidas.

La reina Letizia y la reina SofíaVER GALERÍA

El tour del presidente chino y su esposa comenzó con un encuentro con don Felipe que tuvo lugar el martes por la tarde y al que asistieron el ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell; el embajador de España en la República Popular China, Rafael Dezcallar, el consejero de Estado y ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi y el embajador chino en España, Lyu Fan. Posteriormente, Sus Majestades ofrecieron una cena a sus invitados. Al día siguiente Felipe VI y la reina Letizia recibieron oficialmente al presidente y la primera dama en un acto que se celebró en el Palacio Real de Madrid. Durante la ceremonia se interpretaron los himnos naciones de ambos países bajo salvas de 21 cañonazos. Después el presidente Xi Jinping se trasladó hasta la Plaza de la Villa, donde recibió las Llaves de la Ciudad.

Mientras, doña Letizia y Peng Liyuan visitaron el Teatro Real donde presenciaron, desde el palco, el ensayo de iluminación de la ópera Turandot. Posteriormente, tras una visita por distintas dependencias del coliseo madrileño, tuvieron un encuentro con el tenor Jae-Hyoeung Kim y la soprano Yolanda Auyanet, Calaf y Liu, respectivamente.

Más sobre