La imagen más simpática de don Juan Carlos con su nieta Victoria Federica

Disfrutaron de una tarde de toros junto a la infanta Elena y Enrique Ponce en Las Ventas

Siempre les vemos rodeados de la majestuosidad de las grandes cenas de gala y siguiendo el protocolo de los compromisos que ocupan su agenda oficial, sin embargo, de vez en cuando nos regalan imágenes que demuestran que los reyes y reinas, príncipes y princesas son royals, sí, pero también personas de carne y hueso como cualquier otra. En esta ocasión, los protagonistas de esta simpática anécdota son el rey Juan Carlos y su nieta Victoria Fererica de Marichalar.

El padre de Felipe VI fue el encargado de presidir la vigésima corrida de abono de la Feria de San Isidro, cuya terna estuvo formada por El Juli, Perera y López Simón. Y, como cualquier otro abuelo, se preocupó por su nieta, que ya ha cumplido 15 años, dándole la merienda, algo envuelto en papel de aluminio que bien podría ser un bocadillo.

Rey Juan CarlosVER GALERÍA

Además de Victoria Federica, el monarca disfrutó de una sus grandes apasiones en compañía de su hija, la infanta Elena, y del diestro, Enrique Ponce. Juntos se lo pasaron en grande y compartieron confidencias e impresiones, pero sobre todo muchas risas, tal y como puede verse en las imágenes que consiguieron captar los fotógrafos. También vimos muy sonriente a doña Elena, que para la ocasión lució una chaqueta beige, foulard rojo con estampado de libélulas y sombrero marrón, y le mostró a su padre algo en su teléfono móvil, quizá una foto especial o un mensaje que estaban esperando.

Rey Juan CarlosVER GALERÍA

Rey Juan CarlosVER GALERÍA

- La infanta Elena le pone color a un día cargado de significado

Precisamente en Las Ventas es donde esta semana la infanta Elena ha recibido el Premio Nacional a la Promoción y Fomento de la Tauromaquia que elogia su afición taurina y que concede la Unión de Federaciones Taurinas de Aficionados de España. En el acto, que se celebró en la sala Antonio Bienvenida, la hermana del Rey quiso agradecer el galardón con las siguientes palabras: "Para mí es un auténtico privilegio y un honor recibir este premio. Todos conocen ya mi afición por el noble arte del toreo, una pasión heredada de mi padre y de mi abuela. Siento un cariño profeso por este arte genuino de nuestro país, y por ello pueden contar siempre con mi apoyo".

Más sobre