Doña Letizia da una nueva lección de elegancia en un concierto benéfico

La Princesa de Asturias presidió en el Auditorio Nacional de Música el recital conmemorativo del 80º aniversario de la Casa de Nazareth, proyecto social de la Fundación Luca de Tena

Princesa LetiziaVER GALERÍA

 

La Princesa de Asturias no olvida. Ni a sus causas ni a los suyos. Aunque se pasó al otro lado de la noticia, y la perspectiva cambia, siempre que tiene ocasión muestra su incondicional apoyo a los que hace años fueron sus compañeros de profesión. Anoche fue una de esas. La princesa Letizia fue la encargada de presidir en el Auditorio Nacional de Música el concierto conmemorativo del 80º aniversario de la Casa de Nazareth, origen de los proyectos sociales de la Fundación Luca de Tena, que promueve actualmente un programa de apoyo a periodistas desempleados frente a la crisis del sector.

Doña Letizia, que a su llegada al Auditorio fue recibida por la presidenta-editora del diario ABC, Catalina Luca de Tena, y la directora de la Fundación, Victoria Barandiarán, volvió a dar una lección de estilo con un favoredor little black dress asimétrico de Felipe Varela, que combinó con bolso de mano a tono de Hugo Boss y salones de color nude de Magrit, que resaltaba una vez más su estilizada figura. Coronó su puesta con un recogido con raya en medio con el que sorprendió a todos, un elaborado moño bajo que algunos consideran una prueba peinado para la Coronación de Holanda; un maquillaje de noche no excesivamente marcado, y como único adorno, unos pendientes Chandelier, de oro blanco y diamantes.

La Princesa de Asturias estuvo acompañada en este recital solidario por la secretaria de Estado de Comunicación, Carmen Martínez de Castro; el presidente de la Fundación Excelentia, Javier Martí; el representante Episcopal para las Fundaciones, Adolfo Lafuente; la secretaria general de la Asociación de la Prensa de Madrid, María Jesús Chao; la presidenta y editora de ABC, Catalina Luca de Tena; los miembros del Patronato de la Fundación Luca de Tena Juan Fernández-Cuesta y Pilar Herreros de Tejada; la directora de gestión de la Fundación Luca de Tena, María Victoria Barandiarán, y el gerente del Auditorio Nacional de Música, Gabriel Veiga, entre otras personalidades. Además de conmemorar el aniversario, el concierto, cuya organización corrió a cargo de la Fundación Excelentia, pretende dar a conocer la labor de la Fundación Luca de Tena y obtener fondos para continuar su trabajo. La Orquesta Clásica Santa Cecilia, dirigida por Michail Jurowski, interpretó dos piezas de Brahms, Concierto para violín y orquesta en re mayor, Op. 77 y Sinfonía nº 4 en mi menor, Op. 98, con Renaud Capuçon como solista.

La Princesa aprovechó la ocasión para dar su enhorabuena a los responsables de la Fundación, que acaba de ser galardonada con un premio de periodismo del Club Internacional de Prensa, por sus programas de ayuda a las familias de periodistas y empleados de prensa que sufren los estragos de la crisis. Porque nunca olvida.


Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más