Iñaki Urdangarin, seguidor de su hijo mayor en el balonmano

Animó desde las gradas a Juan Valentín, que ha heredado su pasión por este deporte

nullVER GALERÍA

 

Es ley de vida: primero los hijos siguen a los padres y después los padres siguen a los hijos. Iñaki Urdangarin, que fuera jugador del F. C. Barcelona de balonmano durante catorce temporadas, entre 1986 y 2000, e internacional por la selección española de balonmano en tres Juegos Olímpicos, contribuyendo a la consecución de dos medallas de bronce en los de Atlanta 1996 y Sídney 2000, además de una medalla de bronce en un Campeonato de Europa, ya anota los tantos de su hijo mayor en este deporte.

Juan Valentín ha heredado de su padre su pasión por el balonmano y, como hemos visto este fin de semana, no le falta en su afición el apoyo del Duque de Palma, que acudía a las instalaciones del Club Esportiu Molins de Rei para ver jugar a su hijo en el equipo infantil del Handbol Esplugues contra el local. El marido de la infanta Cristina, que comienza a hacer vida normal en Barcelona tras su regreso de Washington, fue un espectador más en las gradas y no tuvo problemas en dejarse fotografiar con quien se atrevió a pedírselo.

Tras el reñido encuentro, que se saldó con la victoria a favor del equipo de Juan Valentín frente al club Esportiu Molins de Rei por 28-30, el marido de la infanta Cristina aguardó a que su hijo saliera de los vestuarios y de nuevo juntos abandonaron el polideportivo charlando animadamente, probablemente de las mejores jugadas del partido, mientras el joven reponía azúcar comiéndose un chupa chups. La mirada de Urdangarin no disimulaba su orgullo y satisfacción de que por lo menos uno de sus hijos practique este deporte que tantan alegrías le ha dado durante toda su carrera deportiva hasta su matrimonio con la Infanta. 

 

nullVER GALERÍA

Más sobre

Leer más