El príncipe Felipe imprime normalidad a una Copa del Rey de Vela atípica

Se embarcó con la tripulación del 'Aifos', después de rendir homenaje a la figura del almirante Sánchez-Barcaíztegui, y presidió la tradicional entrega de trofeos

nullVER GALERÍA

 

La tradicional Copa del Rey de Vela ha sido todo menos tradicional. La regata se ha adelantado al mes de julio por la celebración en agosto de los Juegos Olímpicos de Londres y ha echado de menos a sus habituales regatistas y espectadores de lujo, los miembros de la Familia Real española, que por incompatibilidad con su agenda oficial se han perdido este año la regata, ya que sus vacaciones no comienzan hasta agosto.

Pero el príncipe Felipe ha normalizado en el último momento esta edición atípica y finalmente ha podido participar un solo día, el pasado sábado en concreto, en la competición a bordo del Aifos y ha presidido la entrega de trofeos de la 31ª edición de la Copa del Rey de Vela, que 115 embarcaciones de 19 países disputaron la pasada semana en aguas de la capital balear. Se trata, no obstante, de la primera vez que el Príncipe de Asturias ha entregado solo, sin la presencia del Rey, los trofeos de la regata de vela de alta competición más importante de Europa, según ha destacado la organización.

Y, aprovechando la coyuntura, la estancia del príncipe Felipe ha sido de lo más intensa. Antes de regatear, el Heredero recibió en audiencia en el Palacio de la Almudaina a los ministros de exteriores de la Unión Europea que habían asistido al "IV encuentro del grupo de reflexión sobre el futuro de Europa". Posteriormente, el Príncipe se desplazó al Club Náutico de Palma para embarcarse con la tripulación del Aifos, después de haber rendido un homenaje a la figura del almirante Sánchez-Barcaíztegui, delegado de vela de la Armada y presidente de la Comisión Naval de Regatas de Baleares, fallecido a principios de mes y que estuvo estrechamente ligado a la Copa del Rey de Vela desde su creación.

Y, finalmente, presidió por la noche la entrega de trofeos en el parque de Ses Voltes de Palma, junto a la Catedral de Mallorca, a la que también acudieron el Presidente de las Islas Baleares, José Ramón Bauzá, la Presidenta del Consell de Mallorca, María Salom, y el Alcalde de la capital balear, Mateo Isern. Un aperitivo de las vacaciones reales.

 

nullVER GALERÍA



More about