Este verano atípico de la [Familia Real española] en Palma tampoco renuncia a las tradicionales instantáneas de los nietos de los Reyes en la cubierta del Fortuna. Felipe de Marichalar y sus primos, Juan Valentín, Pablo Nicolás y Miguel Urdangarín, se embarcaron este fin de semana en el yate real junto a sus amigas, las hijas de la princesa Alia de Jordania, dispuestos a disfrutar de un día de sol y mar navegando por aguas baleares. Durante la travesía, los niños estuvieron charlando, jugando y descansando, especialmente el pequeño Felipe, de la apretada agenda de divertidas actividades que le había preparado para la pasada semana su abuela, la [reina Sofía]. No les acompañaban en esta ocasión ni sus primas, las hijas de los Príncipes de Asturias, las infantas Leonor y Sofía, ni sus respectivas hermanas, la hija de la infanta Elena, Victoria Federica, y la benjamita de los Duques de Palma, Irene Urdangarín, que seguramente se hayan quedado en la residencia familiar.

Cada año por estas fechas, el palacio de Marivent se convierte en el punto de encuentro de los ocho nietos de los Reyes, que llenan de bullicio, risas y juegos cada estancia. Si bien este año se han reunido más tarde de lo habitual debido a los planes independientes de las respectivas familias. Felipe y Victoria Federica han pasado sus primeras vacaciones estivales divididas: después de su estancia en un campamento en Andalucía, veranearon julio con su padre y agosto con su madre, y sus primos Urdangarín, que suelen pasar parte de su asueto en un campamento en el Pirineo, acudieron con sus padres a Mozambique, donde doña Cristina de Borbón ha viajado allí ya dos veces para supervisar proyectos de cooperación. Así que puede decirse que el verano real no había terminado de romper hasta que los primos se han encontrado en Palma.

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más