La celebración familiar por el décimo cumpleaños de Felipe de Marichalar

La infanta Elena almorzó con sus dos hijos en casa y después los tres salieron a dar un paseo por los alrededores del domicilio

A menudo los instantes más increíbles están hechos de las vivencias más sencillas, especialmente si estas son compartidas con los seres queridos. Después de festejar el pasado miércoles, víspera del décimo cumpleaños (17 de julio) de Felipe de Marichalar, el emblemático aniversario con una merienda infantil en el palacio de La Zarzuela y de haber recibido infinidad de regalos, el pequeño celebró al día siguiente la señalada fecha en familia.

La [infanta Elena] preparó un plan íntimo para marcar este día tan especial en la vida de su primogénito: almuerzo en casa y, después, un paseo los tres juntos -la Infanta, el protagonista de la jornada y su hermana, Victoria Federica-, por los alrededores del domicilio. La entrañable estampa mostraba a la Duquesa de Lugo, sonriente y feliz, vestida muy juvenil con unos pantalones de cuadros, camisa azul a tono y alpargatas, de la mano de sus dos vástagos, Felipe con polo verde a rayas blancas, bermudas blancas y alpargatas y Victoria Federica con un vestido estampado con aire hippy y manoletinas.

Haciéndose mayor
Ningún aniversario es igual a otro, pero este es distinto a cualquier anterior de Felipe de Marichalar. Porque ha inaugurado nueva década; porque ha dejado de ser el niño travieso que hacía las delicias de los fotógrafos y que se ganó la simpatía de los españoles, para convertirse en un muchachito más formal y responsable, pero igualmente querido, y porque el último año no ha sido nada fácil debido a la separación de sus padres y, en consecuancia, a una nueva vida repartida entre dos familias. Razón ésta por la que pasará sus primeras vacaciones estivales divididas: despúes de su estancia en un campamento en Andalucía, veraneará julio con su padre y agosto con su madre.

Una nueva situación familiar que se normaliza día tras día y que podría hacerse definitiva de confirmarse los rumores de posible divorcio entre la Duquesa y su marido, don Jaime de Marichalar, con el que contrajo matrimonio el 18 de marzo de 1995. Pasados ocho meses desde el comunicado del "cese temporal de su convivencia conyugal", el pasado 13 de noviembre del 2007, ha comenzado a hablarse de que podrían estar empezando a llegar a un acuerdo de divorcio, aunque este hecho no ha sido confirmado por Casa Real.

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más