La misma afición de la Reina
Junto con otras compañeras del centro escolar, la hija mayor de los Reyes estuvo muy pendiente de todos los pequeños y disfrutó con ellos de los momentos más emocionantes. De hecho, quiso inmortalizar el día con una cámara digital. La escena recordaba mucho a su madre, la Reina, que en todos los momentos especiales echa mano de una cámara para que quede grabado más allá de las retinas. Desde luego, tanto a profesoras como alumnos se les veía disfrutar de forma muy especial de esta jornada excepcional. Llamó la atención cómo la Duquesa de Lugo viste el uniforme del centro escolar, al igual que sus compañeras. Así iban todas conjuntadas con un pantalón y jersey color guinda y camisa blanca. Su uniforme está combinado en tonos con los de los alumnos, también con camisa blanca y jersey guinda, pero con pantalón o falda de cuadros.

Terminada la excursión, ya de vuelta al autobús, la Infanta esperó a que todos sus alumnos entraran en el vehículo y finalmente tomó asiento al lado de uno de ellos. Mientras hablaba por teléfono móvil, doña Elena observaba divertida a su compañero de asiento, que miraba guiñando los ojos uno de los libros de la exposición. No hay mejor ejemplo de la complicidad que ha adquirido con sus alumnos, que la ven como la "profe" más que como Infanta de España.

Pasión por la docencia
La pasión por el mundo de la docencia no es una novedad en la vida de la duquesa de Lugo. Desde el principio, todos los pasos de su vida profesional han estado dirigidos por este campo. Hace dos años, comenzó a trabajar como profesora de Inglés en Micos, Mi Primer Cole. Como era lógico, allí llevó a estudiar a sus dos hijos, Felipe Juan Froilán —o ya Froilán a secas— y Victoria Federica. Sin duda, lo suyo es vocacional.

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más