La reina Sofía ha esperado toda una vida para ser la madrina de doña Leonor

Asumiendo su nuevo papel, la soberana ha mantenido en todo momento una actitud atenta y cariñosa con la primogénita de los Príncipes de Asturias

Cuando la infanta Leonor, primogénita de los Príncipes de Asturias, recibía el sacramento del Bautismo con agua del Jordán en uno de los salones del Palacio de la Zarzuela a las doce y media del mediodía, la pequeña vivía un acontecimiento único y totalmente nuevo para ella. Sin embargo, no era la única que experimentaba un hecho insólito.

La reina Sofía, que ha ejercido de abuela de la infanta en todo momento con una actitud atenta y cariñosa -le ha acariciado la cabeza en diferentes momentos y ha ayudado a la [princesa Letizia] a limpiar la cabeza de su hija después de que recibiera las aguas bautismales-, también experimentaba una nueva situación. Y es que se trata de la primera vez que doña Sofía ha amadrinado de uno de sus nietos. Por el contrario, don Juan Carlos, que también actuaba como padrino de Leonor, ya sabía lo que significaba asumir esta condición. El monarca representó en su día ese papel con otro de sus nietos, en concreto de Felipe Juan Froilán, hijo de los Duques de Lugo.

De este modo, continuando la tradición de la Casa Real española de que los Monarcas actúen como padrinos de futuros Reyes y Reinas de España -recordemos que la reina Victoria Eugenia, esposa de Alfonso XIII, ejerció de madrina tanto del [rey Juan Carlos] como de su hijo, el [príncipe Felipe]-, don Juan Carlos y doña Sofía han apadrinado a la pequeña infanta Leonor, posiblemente futura Reina de España.

Más sobre

Leer más