La Familia Real de España rinde tributo a la infanta doña Beatriz de Borbón

La Infanta de España doña Beatriz de Borbón, el último testigo de la generación exiliada de los hijos de Alfonso XIII, ha sido despedida, con tristeza y solemnidad, en una misa funeral, presidida por los Reyes, celebrada esta mañana en la Basílica del Real Monasterio de El Escorial.

Como es tradición, a lo largo de las dos últimas décadas, el rey don Juan Carlos rindió tributo a su tía carnal doña Beatriz, que falleció a la edad de 93 años en el palacio romano de Torlonia, con unas honras fúnebres abiertas al público. Un gesto, ya histórico, con el que el Rey ha distinguido a otros familiares cercanos fallecidos en el extranjero, como la infanta doña María Cristina, en el Palacio de Oriente (1996); Alfonso XIII, cuando se trasladaron sus restos al monasterio de El Escorial (1980); la reina Victoria Eugenia y sus hijos, don Jaime, don Alfonso y don Gonzalo, en 1985. Asimismo, los padres del rey don Juan Carlos, doña María de las Mercedes y don Juan, también fueron honrados en su momento con una misa por su descanso eterno.

La [Familia Real española] al completo -los Reyes y sus tres hijos, el príncipe Felipe, la Infanta Elena, que pospuso su regreso a Nueva York para asistir a la misa, y la infanta Cristina, acompañada por su marido, Iñaki de Urdangarín- rindió tributo a esta hija de Reyes con una ceremonia profundamente solemne, oficiada por el arzobispo castrense, José Manuel Estepa, que tuvo unas palabras de recuerdo para esta Infanta de España, y el prior del monasterio de El Escorial, Antonio Iturbe Saéz, que recibió a la familia en las puertas del templo. Sólo faltó a los funerales el Duque de Lugo, esposo de doña Elena, que se encuentra sometido a un tratamiento médico de rehabilitación, según fuentes del Palacio de Zarzuela.

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más