Una victoria muy difícil
Don Juan Carlos, que participa a la caña del Bribón, velero del armador catalán José Cusí, llegó solo y conduciendo su propio vehículo. Después de posar para los numerosos fotógrafos que aguardaban su llegada, y tras confesar a la prensa que esta edición resultaría difícil ser vencedor, se reunió con sus compañeros de equipo.

Don Jaime anima a doña Elena
Asimismo, la Reina no quiso perderse bajo ningún concepto la regata. Interesadísima, preguntando e informándose continuamente sobre la situación de las embarcaciones en la competición, siguió esta primera jornada de la Copa a bordo de la lancha Llamp, en compañía de Iñaki Urdangarín y Jaime de Marichalar que animaba al Siemens, velero que patronea la [infanta Elena]a la espera de poder unirse quizá el próximo año a este deporte que cada día le atrae más, ya que su esposa está pendiente en todo momento de que no haga esfuerzos que pueden repercutir negativamente sobre su estado de salud.
Una posición aprobada y aplaudida por toda la Familia Real y especialmente, por la Reina que rara vez deja solo a su yerno y se ocupa, en todo momento, de sus nietos.

Más sobre

Leer más