La primera jornada de la XXI edición de la Copa del Rey de Vela, que se disputa en aguas de la Bahía de Palma a lo largo de toda la semana, arrancó ayer con un ambiente absolutamente familiar. La Familia Real al completo demostró su pasión por el mar y el deporte de la vela, presentándose felices, como viene siendo habitual cada verano por estas fechas, en el Club Náutico de Palma, sede de la regata.
Desde primeras horas de la mañana, y después de un fin de semana de puesta a punto de los equipos, el Club fue objeto de gran animación y trasiego: regatistas procedentes de toda Europa, rostros conocidos y miles de espectadores.

Jornada marinera
Pero, entre todos, la Familia Real española fue, sin duda, la gran protagonista de esta jornada marinera. El [príncipe Felipe], que aterrizó el pasado fin de semana en la isla mallorquina, llegó, con camiseta blanca y bermudas beige, acompañado por su hermana la infanta Elena y por el marido de ésta, [Jaime de Marichalar], para embarcar en el CAM, donde compite como patrón durante la Copa del Rey.

La duquesa y el Azur
También, la infanta Cristina, seguida muy de cerca por Iñaki Urdangarín, participó en la regata a bordo de Azur de Puig, patroneado por Marta Mas. La duquesa de Palma, vestida con la indumentaria de su equipo -pantalón blanco y polo azul-, estuvo acompañada de Carlos Morales, marido de su prima, Alexia de Grecia, y compañero de regatas.

Más sobre

Leer más