Comenzará en el instituto Old Hellerup después de verano

Félix de Dinamarca, segundo nieto de la reina Margarita, se desmarca de la educación tradicional de la Familia Real

El Príncipe, que cumplirá los 16 años en unos días, irá a una escuela pública y no a una privada como siempre han hecho los miembros de esta Casa Real

Con bastante frecuencia en las familias reales se tiende a que los hermanos reciban una educación similar, que a menudo resulta parecida a la que en su día tuvieron sus padres. De esa manera Nicolás de Dinamarca, el príncipe de “moda”, estudió en una prestigiosa escuela privada, igual que hizo su padre, el príncipe Joaquín. Sin embargo, con el príncipe Félix se ha roto la tradición: el segundo nieto de la Reina de Inglaterra acudirá a un instituto municipal.

felix-dinamarca-cordon-1VER GALERÍA

La decisión del príncipe Joaquín y de su primera mujer, la condesa Alejandra, está siendo de lo más comentada en Dinamarca y en Escandinavia en general. Después de verano el príncipe Félix comenzará la secundaria y lo hará en el Old Hellerup Gymnasium, una elección muy distinta a la que se esperaba ya que hasta ahora todos, incluidos la reina Margarita y su tío, el príncipe heredero Federico, se habían formado en escuelas privadas.

El príncipe Félix o el nuevo 'niño bonito de Dinamarca'

La Familia Real danesa se reúne en la confirmación del príncipe Félix

Tal y como recoge el danés BT, Félix, que  de momento no ha elegido especialidad en esta escuela al norte de Copenhague, ha tomado esta decisión para poder regresar todos los días a casa después el instituto –hay que recordar que su hermano Nicolás ha estudiado en un selecto internado- y porque es a este centro al que acudirán la mayoría de sus amigos. Aunque advierten que la opción de seguir los pasos de su hermano se encontraban como "plan b".

felix-dinamarca-gtres-1VER GALERÍA

Aunque con estos argumentos parece una elección natural, el citado medio va más allá y arroja el análisis de que esta decisión es además es la más popular que se podía tomar. “El príncipe Joaquín ha sido tachado de ser demasiado arrogante y formal, el mismo ha dicho ser consciente de esta situación. Así que puede ser una forma de acortar distancias con los ciudadanos”, opina el historiador experto en realeza Lars Hovbakke Sørensen en declaraciones a BT.

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más