Mary en Rusia y Marie en Camboya: intensa agenda oficial de las princesas danesas

Esta semana la agenda de la familia real danesa ha estado protagonizada por las visitas oficiales que las princesas Mary y Marie han realizado a Rusia y Camboya respectivamente.

Mary de Dinamarca puso rumbo esta semana a San Petersburgo, donde abrió una exposición sobre la película Los cisnes salvajes en el museo nacional del Eremitage y participó en actividades para promover proyectos medioambientales. La inauguración de la muestra fue el primer punto de su agenda. La exposición incluye 43 de los "découpage" y once vestidos diseñados por la reina Margarita para la película, que puede verse en una de las salas del museo. Del mismo modo, el público puede contemplar objetos relacionados con Hans Christian Andersen, el célebre escritor danés y autor de este cuento. "Que la exposición pueda verse aquí confirma una vez más los fuertes lazos que hay entre Rusia y Dinamarca", resaltó Mary en una rueda de prensa antes de inaugurar la muestra.

 

nullVER GALERÍA

 

Mary visitó también la academia de arte del Eremitage, donde los alumnos hacen "découpage" y collages basados en los cuentos de Andersen. La otra parte del programa estaba vinculada a ‘Green Denmark-Green Fairytale’, una iniciativa del Consejo de Exportación de Dinamarca. Durante su estancia en San Petersburgo, la esposa del príncipe Federico visitó además varias empresas danesas.

Mientras tanto, su cuñada la princesa Marie de Dinamarca se encontraba de visita en Camboya en calidad de protectora de la ONG Ayuda de la Iglesia Danesa. Junto con el secretario general de esta organización, Henrik Stubkjær, y empleados locales de la misma, Marie comprobó algunos de sus proyectos en la capital, Phnom Penh, y otras ciudades como Prey Veng y Andoung.

 

nullVER GALERÍA

 

La esposa del príncipe Joaquín estuvo en un centro de día para niños de la calle en la capital, donde 800 jóvenes reciben comida, educación y realizan otras actividades sociales. Allí, Marie tuvo ocasión de jugar al tenis de mesa con un niño de 13 años y visitó un taller de coches en el que un grupo de jóvenes aprende el oficio de mecánico."Es mi primera visita como protectora de Ayuda de la Iglesia Danesa, y es duro, pero también interesante. Una cosa es lo que se puede leer en casa y otra es estar en el sitio y ver la realidad", afirmó la princesa, en declaraciones recogidas por la agencia Ritzau. Ver tantos niños viviendo en las calles de Camboya es "horrible", admitió Marie, quien alabó el trabajo de las ONG.

A continuación, la princesa se trasladó a Prey Veng, donde se interesó por un proyecto de apoyo a personas afectadas hace un año por las inundaciones, y cerró el programa en Andoung con la visita de un centro para familias desplazadas de forma forzosa.

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más