La princesa Mary debutó esta semana en Dinamarca con su primer discurso público en danés. La esposa del [príncipe Federico], experta amazona, inauguró una exposición de fotografías de caballos en la plaza de Nytorv de Copenhague.
Concentrada en su papel y sin pronunciar mal ni una sílaba de su alocución, la futura Reina de Dinamarca dijo: "Es para mí un gran honor inaugurar esta muestra. Tengo un gran respeto por las imágenes del fotógrafo; un gran interés por los caballos y no deja de llamarme la atención la especial relación que existe entre personas y caballos".
Sus palabras estaban tan cuidadas como el traje gris -combinado con zapatos, sombrero y blusa en lila- con el que acudió a la cita. Una cita en la que guiada por la mano del fotógrafo francés Yann Arthus-Bertrands, no dejó de hacer preguntas ni de estudiar de cerca cada músculo de los magníficos animales expuestos.

Su piso de soltera ha sido vendido
No cabe duda de que la Princesa tiene una magnífica relación con los caballos. No sólo le gusta montar, sino que está tan fascinada con estos animales que ya ha dicho en alguna ocasión que los caballos son para ella como la meditación.
Mary Donaldson ha empezado a caminar en solitario como princesa y los daneses han apoyado su esfuerzo y su gesto con alabanzas y aplausos. Al igual que sucediera en Holanda con Máxima Zorreguieta y la "Maximanía"; en Copenhague, también, ha comenzado a hablarse de la "Marymanía". Para demostrarlo bastan dos ejemplos recientes: por una parte, la solicitud de algunos vecinos de Jutlandia que han enviado una carta a la Casa Real solicitando que el nombre de su barrio pase a ser Maryland. Por otra, la inmensa lista de ciudadanos que se presentaron el pasado fin de semana, a las 7 de la mañana, para comprar el apartamento de lujo en el que vivió la [princesa Mary] antes de convertirse en la esposa de Federico.

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más