La Princesa Mary opina sobre la monarquía, los ideales y la moda. Capítulo IX

En opinión de Mary, si algún día la Monarquía, como concepto, desaparece se deberá a una combinación de varios factores: le evolución de la sociedad y una posible falta de respeto hacia la familia real. El hecho de que el pueblo ya no vea el valor de la Monarquía solo viene a subrayar la importancia del papel de la realeza dentro de esa Monarquía. Por ello es fundamental que no se infrinjan las reglas, que no se hable de política ni de temas relacionados con ella, por ejemplo. Existe una línea divisoria. La realeza tiene una enorme influencia simbólica y si se infringen una sola vez las reglas del juego puede ser peligroso.

La evolución de la sociedad tiende hacia una estructura más plana que implica que la familia real ya no puede desempeñar el mismo papel que en el pasado. Por eso Mary cree que las monarquías deben diseñar una estrategia de supervivencia. Exactamente igual que cualquier otra empresa en el mercado. ¿Qué se puede hacer para asegurar su posición? ¿Qué cambios hay que introducir? La familia real y la corte llevan mucho tiempo trabajando de manera intensiva para comprender el constante cambio de la sociedad y para encontrar el hueco que ellos pueden ocupar.

Es difícil imaginarme como la próxima reina de Dinamarca
Una de las cosas que más le han llamado la atención de Mary desde su llegada a Dinamarca es el apego de los daneses por las tradiciones. Y la familia real es una manifestación más de esas tradiciones. Sienten a la Monarquía como una parte de ellos mismos. Es importante que la Monarquía sepa ver cuál será su papel en el futuro, que entienda el funcionamiento de una Monarquía moderna conservando al mismo tiempo las tradiciones.

'Una familia real moderna debe relacionarse con la sociedad que la rodea manteniendo a la vez una grave y respetuosa distancia. Puede que ésta sea la definición de una monarquía moderna: la Monarquía danesa. La familia real danesa'.

'...si alguien me dice «¡Vas a ser la próxima reina de Dinamarca!» me siento completamente... Y la gente me lo dice. Es difícil de imaginar. Pero cuando uno está con Federico o con la Reina, no son más que unas personas encantadoras en un entorno de cuento de hadas. De manera que creo que en esta vida da lo mismo quién y qué eres. Cuando te encuentras en medio de algo nuevo, es un proceso que requiere su tiempo. Y yo de pronto me he encontrado en una situación que es un enorme reto, así que debo ir poquito a poco'.

Pérdida de personalidad
'El progreso se abre paso sin detenerse a pensar en la influencia que ejerce, por ejemplo, en los grupos minoritarios, el medio ambiente, etc. Sería estupendo que pudiéramos bajar la velocidad. No dejarnos influenciar por lo que que quieren 'vendernos'.

¡Tenemos toda una población de pechos perfectos! Eso siempre implica una pequeña pérdida de personalidad, una falta de aceptación de lo que realmente somos. Existen muchísimas posibilidades de convertirse en otra persona, de tener mejor aspecto, pero todo es artificial. Si ansiamos tener todos esa 'perfección' artificial, a menudo perdemos la perspectiva de nosotros mismos. En lugar de pensar «¡Sería mucho más feliz si tuviera la nariz más pequeña!»... ¿por qué no ser felices con la nariz con la que hemos nacido?'.

Más sobre

Leer más