Vivir la vida peligrosamente
De hecho, en la entrevista con Wallpaper -recogida en diferentes ediciones por todos los medios de comunicación daneses- Federico reconoce que le gusta vivir la vida peligrosamente, y no duda en especificar cuáles fueron los hechos de los que se siente más orgulloso. " Por ejemplo, mis experiencias como buceador en la marina y, más tarde, mi maravilloso viaje con un trineo y 14 perros por el norte de Groenlandia. Fueron decisiones tomadas exclusivamente por mí y ambas entrañaban una cierta dosis de riesgo"... Y el riesgo, siempre está ahí... Porque, como dice la nota del traductor, "no es ningún secreto para nadie en Dinamarca la pasión por la velocidad en las carreteras que tiene el príncipe. En Noruega le llaman el 'Turbopríncipe'"

El príncipe tatuado
Como referencia permanente a esas experiencias y, para que un día no le traicionara la memoria, conserva [Federico de Dinamarca] dos tatuajes - uno en el brazo y otro en la pierna- que define como una obra de arte sobre su cuerpo. "No es una moda, dice, son dos tatuajes que simbolizan y representan los momentos de mi vida más significativos: "Mi estancia en el cuerpo de Buceadores y mi viaje a través del norte de Groenlandia con 14 perros y un trineo".



Más sobre

Read more