Laurent de Bélgica se querella contra el gobierno

El Príncipe, hermano del actual Rey de los Belgas, fue sancionado el pasado abril por acudir a un acto en la embajada de China sin pedir autorización antes al Presidente del Ejecutivo

Son tiempos delicados para la Familia Real de Bélgica. Primero, la reina Paola, madre del actual rey Felipe, ha sido motivo de preocupación por el derrame cerebral que padeció la noche del pasado martes cuando se encontraba de vacaciones en Venecia con su marido, el rey Alberto, y que afortunadamente ha resultado de carácter leve: “Rápidamente recuperó espontáneamente todas sus facultades y probablemente no preservará ninguna secuela, aunque deberá continuar con la medicación preventiva adecuada que la proteja eficazmente de futuras recaídas”. La soberana se repone en palacio, después de que se le efectuaran las pruebas médicas protocolarias en el servicio de neurología de la clínica universitaria Saint-Luc de la capital belga, donde fue trasladada e ingresada durante escasas horas ante su óptima respuesta.

laurent-belgica-g3-1zVER GALERÍA

Más polémico que nunca, Laurent de Bélgica vuelve a la carga

El gobierno belga multa a Laurent de Bélgica

La ausencia del príncipe Laurent marca el Día del Rey en Bélgica

Ahora es el polémico príncipe Laurent, hermano pequeño del Rey de los Belgas, quien vuelve a ocupar titulares por haber presentado una querella contra el gobierno belga al reducirle de forma disciplinaria su dotación anual. El Príncipe fue sancionado el pasado abril después de que acudiera a un acto en la embajada de China sin pedir antes autorización al Presidente del Gobierno. Como consecuencia de esta medida, la dotación del príncipe Laurent se ha reducido este año en 46.000 euros hasta un total de 262.000 euros. El Príncipe, de 54 años de edad, calificó en su momento la sanción de “desproporcionada” e indicó que el recorte de su sueldo suponía un fuerte varapalo para sus finanzas. Ya entonces manifestó que no descartaba tomar medidas legales contra la decisión del Gobierno y ayer finalmente su abogado, Laurent Arnaus, presentó la acción legal.

laurent-belgica-getty-1zVER GALERÍA

Su asistencia a aquel acto en la embajada de China sin haber pedido autorización previa al Presidente del Ejecutivo le ha costado cara. El príncipe Laurent, que recibía antes de que se aplicara la multa 308.000 euros al año, no solo ha perdido dinero, sino también paz. El hermano del Rey de Bélgica tiene un conflicto abierto con el diputado de N-VA, Peter Buysrogge, al que ha advertido en alguna ocasión de que le denunciará por difamación si no se disculpa públicamente por haberlo acusado de fraude. El diputado de los regionalistas moderados considera que el príncipe Laurent presentó una “declaración de actividad falsa”, informe que tiene que entregar para mantener su dotación económica y para demostrar que no se está extralimitándose en sus funciones de representación, y apunta que la presencia sin notificar del Príncipe en la Embajada aquel verano de 2017 confirma al menos una de esas lagunas.

Desde el primer momento el príncipe Laurent, que nunca negó su injustificada presencia, se quejó de que la reducción del quince por ciento de su sueldo era excesiva, así que solicitó a través de su abogado acudir al Parlamento belga para defender su posición. Laurent Arnauts, abogado del Príncipe, remitió una carta al Parlamento en el que el hermano pequeño del Rey pedía “ejercitar su derecho de defensa” e intentar evitar así la multa. Sin éxito. Según varios medios de comunicación belgas, la disminución de la asignación podría tener graves consecuencias para la estabilidad económica del Príncipe y su familia, ya que le impediría costearse gastos corrientes y de personal.

laurent-belgica-getty-3zVER GALERÍA

Más sobre

Leer más