Empieza la cuenta atrás: Akihito de Japón recoge los tres tesoros imperiales que cederá a su hijo

El Emperador ultima los últimos rituales antes de la ceremonia en la que cederá el testigo a su hijo Naruhito

Falta menos de dos semanas para que Japón viva un momento histórico al ver abdicar a un emperador por primera vez en más de 200 años. Antes de la ceremonia en la que Akihito de Japón dejará el poder en favor del príncipe heredero Naruhito, el Emperador aún tiene ciertos rituales pendientes, uno de ellos lo ha llevado a cabo este jueves en el Santuario de Ise, en Tokyo, donde ha recogido los tres tesoros imperiales que deberá entregar a su hijo en la ceremonia en la que asumirá el poder.

Comienzan los primeros rituales: Akihito de Japón informa a sus ancestros de su abdicación

Los emperadores de Japón visitan los jardines en los que creció Michiko días antes de la abdicación

akihito1-gtresVER GALERÍA

akihito2-gtresVER GALERÍA

Los tres tesoros imperiales son las insignias del poder en el país del sol naciente representadas por una espada, una joya llamada magatama y un espejo, que simbolizan los valores que se presuponen en un emperador: valor, sabiduría y benevolencia. A la salida del santuario, el séquito de Akihito portaba los objetos en alto envueltos en sus respectivas cajas. La emperatriz Michiko, con un elegante vestido blanco largo de estilo tradicional, también estuvo presente en el ritual.

akihito4-gtresVER GALERÍA

Los emperadores de Japón comenzaron los ritos previos a la abdicación hace aproximadamente un mes. Todos ellos, así como los que se llevarán a cabo durante las ceremonias de abdicación y coronación tienen más de 1.000 años y proceden de sintoísmo, la religión que rige a la milenaria monarquía nipona. La abdicación tendrá lugar el 30 de abril en una ceremonia llamada Taiirei Seiden no Gi en la que actual emperador, de 86 años, renunciará a la corona. Se espera que Akihito dé un discurso explicando las razones de su renuncia y despidiéndose de los ciudadanos.

A partir de ese momento el país del sol naciente estará unas horas sin emperador, hasta la mañana siguiente cuando Naruhito recibirá las insignias del poder imperial que su padre ha recogido hoy del santuario de Ise, el más grande y el más sagrado del país. Aunque la ceremonia de entronización no será hasta el 22 de octubre, a partir del 1 de mayo Japón ya tendrá nuevo emperador y con él arranca la nueva era imperial, Reiwa, que puede traducirse como “propicio”, “orden” o “armonía” y finaliza la era Heisei, que comenzó en 1989.

More about

Read more