Rubio, pelirrojo o negro ¿de qué color tendrá el pelo el bebé de Meghan Markle y el príncipe Harry?

Los seguidores de la Familia Real Inglesa se cuestionan si el bebé de los Duques de Sussex será pelirrojo, por ello un especialista responde

Los Duques de Sussex están envueltos en felicitaciones después de anunciar felices que esperan a su primer hijo. Desde entonces, las dudas respecto al bebé empezaron a surgir: ¿será niño o niña?, ¿qué título llevará? o ¿cuál podría ser su nombre? son las más comunes. Y hay una cuestión más que ha invadido la mente de los admiradores de la Familia Real Inglesa, pues desde ahora se preguntan si el bebé será pelirrojo como el Príncipe Harry o castaño como Meghan Markle. Si bien no se puede saber con exactitud, a pesar de la ley de Mendel, la genética es muy caprichosa. Se requeriría un estudio de los futuros padres y uno en específico para este fin. Lo que sí se puede predecir son los rasgos físicos que tendrá el bebé gracias a los conocimientos de ADN y la manera en la que se transmite la herencia genética.

Meghan Markle y el Príncipe HarryVER GALERÍA

Para tener un cuadro amplio sobre las posibilidades, el profesor Carlos Villamor, biólogo molecular, especialista en genética, habló con ¡HOLA!.com al respecto. El especialista, además, es responsable de biología molecular y nuevas tecnologías en el Instituto de Estudios Celulares y Moleculares, ICM.

¿Cómo se transmiten las características físicas de padres a hijos?

Es necesario entender que todos estamos formados por células, células formadas a partir de una célula inicial, el zigoto, y que todas las células de nuestro organismo tienen ADN (existen excepciones). Ese ADN que aparece en el núcleo de nuestras células se empaqueta durante la división celular y forma lo que conocemos como cromosomas. Los seres humanos tenemos 23 pares de cromosomas (46 cromosomas en total) y decimos pares porque tenemos una pareja de cada cromosoma. Un cromosoma 12, por ejemplo, que nos aporta nuestro padre y un cromosoma 12 que nos aporta nuestra madre.

Los genes contienen la información para construir moléculas que al final permitirán a nuestras células llevar a cabo sus funciones, pero además aportan la información que hará que tengamos unas características físicas concretas y diferentes a otros. Esto ocurre durante el proceso de fecundación, cuando el óvulo (portador de 23 cromosomas maternos) y el espermatozoide (portador de 23 cromosomas paternos) se fusionan para formar el zigoto (46 cromosomas) constituyendo la primera célula que dará lugar a un individuo adulto.

Notas relacionadas:

- Los dulces comentarios de Meghan que demuestran que está entusiasmada con la maternidad

- Harry presenta a Meghan a la señora que le ha robado el corazón en cada visita que ha hecho a Australia

¿Dominan más lo genes de la madre o los del padre?

Ambos tienen, a priori, la misma potencialidad inicial. Por poner un ejemplo, una mujer hereda un gen de su padre. Ella puede transmitírselo a sus hijos y, por lo tanto, estos últimos lo habrán heredado de su madre. El gen no ha cambiado.

¿Qué diferencia hay entre genes dominantes y recesivos?

Los genes dominantes son aquellos que manifiestan la información que portan siempre que al menos haya una copia del mismo. En el caso de los recesivos, es necesario que tengamos las dos copias para manifestarse. Existen enfermedades como la fibrosis quística en la cual se necesitan ambas copias del gen ‘defectuoso’. Si solo presentásemos una, no padeceríamos la enfermedad, seríamos, por lo tanto, portadores asintomáticos.

Meghan Markle y el Príncipe HarryVER GALERÍA

¿Se puede heredar el gen que expresa el color azul de los ojos pero tener los ojos de otro color?

Sí, aunque la herencia del color de ojos, no se debe a un solo gen y, por lo tanto, el asunto se complica. El color de ojos, así como otras características, depende de la interacción de un conjunto de genes, se trata de un tipo de herencia compleja, también conocida como multigénica, y por lo tanto difícil de predecir su manifestación.

¿Cuál es el gen es que determina el color pelirrojo en el pelo?

De acuerdo a las últimas investigaciones, se apunta a que el gen MC1R (receptor 1 de la melonocortina) es el responsable del 74% de los pelirrojos. Pero parece que hay más genes implicados: HCL2, OCA2, HERC2, ASIP... La posibilidad de transmitirlo a los hijos depende de si ambos son pelirrojos, si solo uno lo es, o ninguno de ellos.

¿Es algo que se puede saber antes de que nazca el bebé?

Sí se podría, ya que existen estudios prenatales, pero el resultado sería limitado. Se sabe que las células 'escupen' ADN y por lo tanto hay ADN fetal en la sangre materna a partir de la semana 10-12 de gestación. Este ADN fetal está representado en un 7%, aproximadamente, respecto al ADN total de la madre, lo que limita mucho los estudios a realizar. Además, estos están enfocados a detectar trisomías como Down, Edwards y Patau, entre otras, así como sexo del feto.

Y en una pareja en la que él es pelirrojo y ella mestiza, ¿se puede 'adivinar' cómo sería el bebé o es imposible saberlo?

Para establecer una probabilidad con rigor habría que estudiar esos genes en busca de las mutaciones que inducen la formación de ese pigmento, estudiar a posteriori la mutación encontrada en el varón pelirrojo, en el ADN de la mujer, y ver si ella también tiene una copia.

Meghan Markle y el Príncipe HarryVER GALERÍA

En resumen, si tenemos un varón pelirrojo portador de ambas copias del gen causante, la probabilidad de que sus hijos sean portadores es del 100%, ya que van a heredar una. Necesitaríamos ahora que la mujer le transmitiese otra copia del gen que produce el pigmento a sus hijos. Si la mujer tiene una copia que induce la formación del pigmento rojo y otra copia que no, la probabilidad de que el hijo/a de ambos fuese pelirrojo sería del 50%.

En cuanto al tono de la piel, al igual que los ojos, es de herencia multigénica y, por lo tanto, muy difícil de estudiar hoy en día. Se han dado casos, de hecho, de padres negros que han dado a luz a una niña blanca, sin que haya albinismo, ni un tercero implicado... Caprichos de la genética.

Más sobre