Los Emperadores de Japón, 'afligidos' por las especulaciones sobre la boda de su nieta

Cuatro meses después de la decisión de posponer la ceremonia nupcial de la Princesa con Kei Komuro, los motivos del aplazamiento siguen dando que hablar en el Imperio del Sol Naciente

La princesa Mako, nieta mayor de los Emperadores de Japón, había anunciado el 4 de noviembre de este año como la fecha de su enlace con Kei Komuro, su compañero de Universidad. Sin embargo, la Casa Imperial dio a conocer en febrero que la boda se pospondría hasta el 2020, la razón "falta de preparación" e "inmadurez". Han pasado cuatro meses y estas razones siguen sin convencer del todo a algunos sectores de la opinión pública japonesa. Por tal motivo, los Emperadores decidieron compartir su sentir al respecto. 

Princesa MakoVER GALERÍA

La Agencia de la Casa Imperial ha publicado, según recogen medios del país como The Japan Times, que el emperador Akihito y la emperatriz Michiko están “afligidos” por la incesante especulación de algunos medios sobre los planes de boda de la princesa Mako. Según el citado medio, una revista semanal japonesa ha apuntado a que la Emperatriz habría hecho algún comentario sobre la idoneidad de ese matrimonio, lo que vendría a explicar este último comunicado sobre un tema que aparentemente se daba por cerrado. “Tanto el Emperador como la Emperatriz han mantenido silencio sobre este asunto respetando los sentimientos de la princesa de 26 años, que es su nieta y la hija mayor del Príncipe Akishino”, publican.

Familia real japonesaVER GALERÍA

La Emperatriz está “sorprendida y triste de que la paz y la tranquilidad no reinen en la familia del príncipe", mientras que el Emperador, según la nota difundida por la Agencia Imperial, está “muy afligido”. Hay que recordar que Akihito de Japón, de 84 años, se encuentra inmerso en un proceso de abdicación que está fijado para el 30 de abril de 2019 y para el que la Casa Imperial, el Gobierno y los ciudadanos se están preparando, ya que es la primera sucesión en vida que se produce en dos siglos.

Hay que recordar que todo comenzó cuando, tras el aplazamiento de la boda –la decisión sorprendió dada la extrema cautela con la que siempre actúa la Casa Imperial y cuando las obligaciones ceremoniales de la dinastía más antigua del mundo ya se habían puesto en marcha-, la revista Shukan Josei publicó que el prometido de la princesa, que ha retomado su agenda oficial con normalidad, y su familia tenían problemas financieros.

Princesa Mako con sus padresVER GALERÍA

Al parecer la madre de Komuro había pedido prestados 4 millones de yenes (casi 35 mil dólares) y todavía no habían sido devueltos. Una suma de dinero que al parecer había sido destinada a los gastos de matrícula y manutención del propio novio de la Princesa durante su tiempo en la Universidad, centro en el que precisamente conocería a la nieta mayor de los Emperadores. 

Más sobre

Regístrate para comentar