t

Diana de Gales, una princesa llena de garbo y glamour

El guardarropa real de Lady Di desata un innumerable lista de diseños únicos y exquisitos

Desde mucho antes de ser princesa, Diana Frances Spencer (nombre de soltera) conservó un estilo humilde y atractivo a su manera. Su mirada era el accesorio perfecto en cada una de sus presentaciones en la sociedad y también dentro del palacio de Kensington luego de formar parte de la corona inglesa.


Desde su boda, se dejan ver algunos de sus modistas en quien ella más confió, Bruce Oldfield, Zandra Roberts, Catherine Walker, Victor Edelstein, David y Elizabeth, conocidos popularmente como los Emanuels fueron los encargados de ejecutar a la perfección el traje de novia que usó Diana junto al príncipe Carlos.

Después de ello un estilo relajado le invadió, posterior a tener a sus dos pequeños, William y Harry. Diana siempre se caracterizó por mantener una figura joven, así como su espíritu. Era de contextura delgada y alta. Un elemento significativamente atractivo dentro de las mujeres inglesas.

Luego de que los niños crecieran, “la princesa del pueblo” le dio un giro a su guardarropa, posicionando el color negro como tendencia. Los vestidos al cuerpo, con detalles en lentejuelas y telas en satín ponían una firma sensual y elegante a la imagen de Diana en cada fiesta.  


Opuesto a este, el color blanco también se adueñó de sus vestuarios. Casualmente lo mudaba cuando la monarquía inglesa realizaba fiestas o eventos durante el día.


Por otra parte los tonos pastel, como el celeste combinaban con el color de sus ojos. Una tendencia que llevó a cabo por mucho tiempo, puesto que se le recuerdan varios trajes de este color y también tonos en verde claro con estampados de flores.


Su amor por la moda y el buen vestir la llevó a presentar los premio de Diseñador de Moda en el Lincoln Center en Nueva York en 1995. Durante la gala, vistió un traje negro Catherine Walker con un collar de perlas y una joya negra en el centro.


Diana logró posicionarse como todo un ícono de la moda en los años 90 y nunca se le vio fuera de esa presentación noble, gentil y amable. 

Más sobre