La infanta Elena celebra hoy con sus hijos su 51 cumpleaños, el primero fuera de la Familia Real

Con esta celebración se cierra para la hermana del Rey de España un año repleto de momentos familiares muy emocionantes

Fue el 20 de diciembre de 1963, cuando en Madrid, vino al mundo la primera hija de Juan Carlos y Sofía, príncipes de España. La pareja de recién casados recibió a su primogénita con gran incertidumbre sobre su vida y la de su hija, pero una alegría inmensa ante su llegada. Este feliz acontecimiento tuvo lugar en el Sanatorio de Loreto en Madrid. La fría jornada por la época prenavideña, enmarcó los dos días de espera antes de que mostrará al mundo su rostro por primera vez y se anunciara el nombre de la pequeña. Se eligió llamarla Elena, como homenaje al país de su madre.

 

Hoy han pasado 51 años y ese bebé es la hermana mayor del Rey de España, Felipe. Doña Elena cumple 51 años con una vida diferente, acompañada de sus dos adorados hijos, con un trabajo que le es muy satisfactorio. Cerrando el año 2014, el del medio siglo de su vida, que ha traído consigo momentos familiares emocionantes, algunos tristes y otros muy felices e históricos.

 

Éste, es el primer cumpleaños que la Infanta celebra fuera de la Casa Real, a la que hace seis meses dejó de pertenecer. Esta vez lo celebrará acompañada de sus dos hijos, quienes se encuentran ya de vacaciones navideñas lo que les permitirá reunirse con su madre, de quien viven lejos por sus obligaciones académicas. Para la Infanta no hay mejor celebración que pasar el día con Felipe, quien se encuentra estudiando en el internado Sagrada Familia de Sigüenza, en Guadalajara, y con Victoria Federica, quien continúa con su formación en el colegio Mayfield St. Leonard's en Inglaterra. De esta forma ha celebrado los últimos años, alargando además los días de convivencia con sus hijos hasta antes de Navidad. Ya que esta fecha, se ha vuelto una tradiciónhasta ahora que los niños la pasen con su padre y toda la familia Marichalar.

Además de cumplir 51 años, la infanta Elena y su familia cierran un año muy especial. El 2014 ha estado repleto de momentos inolvidables para la familia Real de España. Siendo los más importantes, sin duda, los vividos en torno a la abdicación de su padre y la proclamación como Rey de España de su hermano Felipe. La Infanta vivió de cerca la firma del decreto de abdicación de Juan Carlos I el pasado 18 de junio en el Palacio Real.   

Y en la memoria de todos quedaron grabadas las lágrimas que doña Elena no pudo evitar derramar en el instante en que su madre, la reina Sofía, era aclamada y largamente aplaudida en el Congreso de los Diputados al recibir el agradecimiento de su hijo. Esta ovación de los representantes de la Soberanía Nacional significaba el reconocimiento de todo un pueblo a su incansable labor durante los 39 años de reinado de Don Juan Carlos. 

Todos estos sucesos han hecho inolvidable al 2014 para Elena de Borbón. Cuando hace ahora un año, con motivo de su 50 aniversario, concedió una entrevista a la Agencia Efe, parecía como si la Infanta imaginara algunas de las cosas que le esperaban  este período. En esas declaraciones hizo un balance de su vida y dio constancia de su afán por servir a España y a la Corona: “He estado y sigo dispuesta a representar a España y al Rey: Siempre. Nunca he puesto ni pondré inconvenientes”, decía doña Elena. En estas mismas declaraciones dedicaba palabras de admiración para sus padres, destacando del rey Juan Carlos “la cultura del esfuerzo” y de la reina Sofía que es “un ejemplo de saber estar y hacer”.

En su cumpleaños 51, es claro que la infanta Elena ha ido definido y consolidado su carácter y su forma de ser. Hoy es una mujer de férrea voluntad, tenaz, que nunca pierde la compostura ni la dulce sonrisa que la caracteriza. Con los años se ha convertido en una mujer muy elegante y en una madre ejemplar que antepone las necesidades de su familia a todo lo demás.

Más sobre

Regístrate para comentar