Rania de Jordania, en la graduación de su hija Imán: 'No podría estar más orgullosa'

La princesa Imán, hija mayor de Rania y Abdalá de Jordania, ha celebrado su graduación rodeada de familia

Para la princesa Imán de Jordania, este miércoles ha sido un día inolvidable. A sus 17 años, la Princesa se ha graduado en la Escuela Secundaria de Ammán, la capital jordana, una ocasión única en la que ha estado rodeada de familia. La reina Rania, el rey Abdalá y los tres hermanos de Imán arroparon a la Princesa en este gran momento, mostrándose como una familia unida y orgullosa de la que Rania no dudó en presumir.

 

nullVER GALERÍA

 

"Parece que fue ayer cuando te estaba preparando para tu primer día en el colegio... y hoy te veo prepararte para tu graduación. No podría estar más orgullosa". Con estas palabras, publicadas en Instagram junto a una fotografía de Imán cuando era pequeña, Rania de Jordania mostró su felicidad por la graduación de su hija. Como una madre rebosante de orgullo, la Reina decidió compartir con sus seguidores en las redes sociales instantáneas del gran día de Imán. Así, hemos podido seguir el proceso de la graduación, desde los momentos previos en los que madre e hija se preparaban juntas para el evento, hasta el instante en el que una emocionada Rania felicitaba a la Princesa, ya graduada.

También han acompañado a la princesa Imán sus hermanos, los príncipes Hashem, Salma y el príncipe heredero Hussein, quien se unió a su madre en las felicitaciones a Imán a través de las redes sociales. "Enhorabuena a mi hermana Imán por graduarse esta tarde", escribió el Príncipe junto a una fotografía en la que ambos posan sonrientes.

 

nullVER GALERÍA

 

Como en toda graduación, no podían faltar la toga ni el birrete. La princesa Imán los llevó azules, a juego con la banda celeste pálido que recibió en el acto. Imán complementó su 'outfit' con unas sandalias 'nude', dejando su melena suelta y natural. Por su parte, la reina Rania, fiel a su estilo, volvió a dar una lección de elegancia con su vestido blanco entallado con escote en pico, cinturilla de encaje negro y zapatos a juego. También de blanco y negro ha acudido su hija Salma, de 13 años, mientras que los príncipes Hashem, de nueve, y Hussein, que pronto cumplirá 20, han combinado pantalones vaqueros con camisas de cuadros. El rey Abdalá, por su parte, ha optado por la infalibilidad de un traje negro. Todos vestidos de punta en blanco para un día que, en palabras de Rania, "nunca olvidaremos".

Sorprende ver lo mucho que han crecido los hijos de los Reyes. El príncipe heredero Hussein, el mayor de los cuatro hermanos, se ha convertido en un adulto que se une a la agenda social de sus padres siempre que puede, al igual que Imán, cuya graduación supone un paso más en su camino a la madurez. Ambos acompañaron a Rania y Abdalá en la boda de la princesa Aya y Mohammad Halawani, un evento al que también asistió la reina Sofía. Por su parte, Salma y Hashem también acompañan a los Reyes cuando es posible haciendo gala de una gran formalidad, como mostrarn recientemente en la recepción del papa Francisco durante su visita a Tierra Santa.  

Más sobre