La nueva elegancia de Rania de Jordania en su última visita a Nueva York

La soberana, reina de la elegancia en todo el planeta, vuelve a sus raíces en la gala de la Fundación de Liderazgo Global de las Naciones Unidas

Rania de JordaniaVER GALERÍA

 

Rania de Jordania ha vuelto a sus orígenes en Nueva York. Ha sorprendido a propios y extraños con un estilo más tradicional luciendo un típico caftán en la cena de gala de la Fundación de Liderazgo Global de las Naciones Unidas, que reunió además a la espectacular Jane Fonda, de 75 increíbles años; a su exmarido Ted Turner y, entre otros, a la actriz Priyanka Chopra.

La soberana jordana reina en las listas de elegancia a uno y otro lado del mundo, Oriente y Occidente. Antes, en sus numerosas apariciones públicas de siempre, con motivo de sus visitas de Estado, sus causas humanitarias, sus inauguraciones, sus audiencias, sus participaciones en foros..., con espectaculares modelos de Alta Costura; y últimamente, en su menguada agenda oficial y social desde la llamada Primavera Árabe, para complacer así al sector más conservador, envuelta de discreta elegancia. O como anoche al puro estilo de las mil y una noches.

Un cambio de estilo que algunos atribuyen a exigencias del guión político. La reina Rania concedió hace unos días una entrevista al canal Al Arabiya Network, en la que habló sin reparos acerca de su papel como Reina, del Islam, de la situación de la mujer árabe y de la familia. No evitó ningún tema y tampoco la cuestión de las críticas: “Los éxitos suenan alto, y los fracasos incluso más”, aseguró. “Estoy a favor de la crítica constructiva, tomo en consideración todos los consejos y reacciono ante ellos, incluso aunque pueda resultar doloroso. Se dijeron algunas falsedades y exageraciones. Los rumores circularon sin ningún fundamento de verdad, y se dieron por hechos".

La Reina admitió que fue muy doloroso que afectaran a los suyos: "Algunos de ellos dañaban mi integridad y cuestionaban los principios con los que crecí. También afectaron a las personas más cercanas a mí, a mi familia, sin ningún rastro de verdad. Y eso por supuesto que me hizo daño y fue difícil lidiar con ello". Hoy renace como el ave Fénix.

 

Jane Fonda y Tim WirthVER GALERÍA

Más sobre