El emperador Akihito de Japón será sometido a una operación cardíaca

La intervención quirúrguica tendrá lugar el próximo sábado en el Hospital de la Universidad de Tokio y será la primera desde 2003, cuando fue intervenido de un cáncer de próstata

El emperador de Japón, Akihito, de 78 años, será sometido el próximo sábado a una intervención quirúrgica de "bypass" coronario en el Hospital de la Universidad de Tokio, según informó este domingo la agencia local Kyodo. La operación será la primera del anciano emperador desde 2003, cuando fue intervenido de un cáncer de próstata. La intervención, destinada a aumentar el flujo de sangre en el músculo cardíaco, fue anunciada después de que una angiografía realizada este fin de semana al emperador mostrase un estrechamiento de una de las arterias coronarias.


El emperador Akihito de Japón será sometido a una operación cardíacaVER GALERÍA


Akihito se encuentra en el Palacio Imperial tras permanecer una noche hospitalizado en el Hospital de la Universidad de Tokio, al que acudió ayer acompañado de su esposa, la emperatriz Michiko, para someterse a las pruebas cardiacas. El examen de este fin de semana estaba programado desde principios de este mes, después de que el emperador presentase recientemente síntomas de un "cambio isquémico menor" mientras realizaba un ejercicio ligero.

Akihito ya se sometió a pruebas similares en febrero del año pasado y entonces los médicos le diagnosticaron arteriosclerosis coronaria y le pusieron bajo medicación, aunque indicaron que podría mantener su agenda y seguir jugando al tenis y caminando como hace habitualmente.

El emperador, que ocupa el Trono del Crisantemo desde 1989, lleva años delicado de salud, sobre todo después de la operación de cáncer de próstata en 2003 y de que en 2008 sufriera una hemorragia estomacal que le obligó a aligerar su agenda oficial. El pasado noviembre Akihito, que actúa como un monarca constitucional sin poder ejecutivo, fue ingresado de nuevo por una neumonía bronquial que le mantuvo en el Hospital de la Universidad de Tokio durante más de dos semanas.

Pese a sus problemas de salud, tras el devastador terremoto y tsunami que el 11 de marzo de 2011 azotaron el noreste de Japón el anciano emperador intensificó su agenda oficial con repetidos viajes a las zonas afectadas y visitas a los desplazados por la tragedia.

Más sobre

Leer más