Los Obama: cena en familia a los pies de la Torre Eiffel

Michelle se reunió con su marido en Francia para celebrar el 65º aniversario del Desembarco de Normandía y se llevó con ella a sus hijas, Malia y Sasha

Es la segunda vez que las Primeras Damas de Estados Unidos y Francia se ven las caras. Barack y Michelle Obama aterrizaban ayer por la mañana en la localidad de Caen, en la Normandía francesa para celebrar el 65º aniversario del desembarco aliado en la II Guerra Mundial. Allí los esperaban, Carla Bruni y Nicolás Sarkozy, el Primer Ministro Británico, Gordon Brown y cientos de veteranos de la sangrienta contienda, además del actor Tom Hanks

Los matrimonios Obama y Sarkozy-Bruni pasearon juntos por las calles de Caen y saludaron a numerosos curiosos y simpatizantes que se agolpaban tras las vallas de seguridad. Por su parte, los Presidentes de Estados Unidos y Francia se separaron durante un rato de sus esposas para tratar, en privado, cuestiones políticas como cuestiones relacionadas con el expediente nuclear iráni, la guerra de Afganistánm el bloque del proceso de paz palestino-israelí y la crisis económica mundial.

Vacaciones de verano

Este fin de semana ha sido muy especial para Barack y Michelle Obama porque han podido disfrutar de su visita al país galo en compañía de sus hijas, Malia, de 10 años, y Sasha, de 7. La Primera Dama llegaba el pasado viernes en el Air Force One, junto a las pequeñas, procedentes de la Casa Blanca.  Por su parte, Obama aterrizaba en París después de haber estado en viaje oficial por Egipto y Alemania, donde se ha reunido con sus máximos dirigentes.

Los visitantes de la Torre Eiffel volvían asombrados la cabeza cuando vieron entre los turistas que visitaban el monumento a la mujer del Presidente de Estados Unidos y a sus hijas. Ésta es la primera vez que las hijas de Barack y Michelle visitan Europa. Sin embargo, ya habían cruzado antes el Atlántico, pues en 2006 viajaron a Kenia, quizás para conocer, quizás, las raíces de su familia paterna.

null 

La segunda parada de la aventura parisina de la familia Obama fue la Catedral de Notre Dame, que permaneció cerrada al público -durante una hora- sólo para ellos. Más tarde acudieron a un restaurante típicamente francés, La Fontaine de Mars, cercano a la Torre Eiffel, donde disfrutaron de la gastronomía gala. Este bistró está especializado en platos rústicos de las regiones de Bordeaux Perigord y el País Vasco francés. Su menú incluye, entre otras delicias, foie-gras, pato y cassoulet, aunque aún no ha trascendido la elección de los Obama durante su cena en familia.

Se espera que a lo largo del día de hoy Barack y Michelle celebren el octavo cumpleaños de su hija Sasha, junto a su otra hija, Malia, recorriendo lor rincones más pintorescos de París. Así mismo, está previsto que Obama regrese mañana a Washington, mientras que 'sus chicas' permanecerán en la ciudad de luz unos días más para hacer turismo e ir de compras.

 

Además, las pequeñas ya tienen una apretada agenda para sus vacaciones de verano. Al parecer, Malia y Sasha irán a nadar a la piscina de la Casa Blanca, jugarán con sus amigos de Washington y Chicago, seguirán jugando al fútbol, asistirán a actividades deportivas y viajarán al retiro presidencial de Camp David.

Más sobre

Regístrate para comentar