Sarkozy preside en Notre Dame un solemne homenaje a las 228 víctimas

Familiares y amigos recuerdan en la catedral parisina a los ocupantes del Airbus 330 de Air France desaparecido en el Atlántico

Hoy la Ciudad de luz la iluminaban 228 velas, una por cada víctima, y tropecientos corazones congregados en la catedral de Notre Dame de París, escenario de una solemne y triste ceremonia religiosa en memoria de los ocupantes del Airbus 330 de Air France que se precipitó el pasado domingo al Atlántico. Allí, en la plaza de la catedral, se encontraban desde horas antes del servicio religioso numerosos parisinos como muestra de solidaridad con los familiares de los que viajaban en el fatídico vuelo AF447. El Presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, llegó pasadas las 16:00 horas, acompañado de su esposa, Carla Bruni. El Jefe del Estado galo saludó a las autoridades religiosas antes de entrar en la iglesia, donde se emplazaban también los miembros del Gobierno en pleno y diversas personalidades políticas, entre ellos su antecesor Jacques Chirac.

chirac

La ceremonia, celebrada a iniciativa de Air France, se desarrolló en francés, portugués y latín, y fue oficiada conjuntamente por el cardenal André Vingt-Trois, Arzobispo de París; Haïm Korsia, Gran Rabino; Mohamed Moussaoui, Presidente del Consejo francés de culto musulmán; Emmanuel, Presidente de la Asamblea de obispos ortodoxos de Francia y el pastor Claude Baty. Pero el único idioma que familiares, amigos y colegas entendían era el del dolor y el único rito el del llanto. Unos y otros fueron incapaces de contener las lágrimas bien al escuchar los extractos de los Requiem de Duruflé y Verdi, el Da nobis pacem de Mendelssohn y una coral de Bach, interpretados por el coro de la aerolínea, bien al atender la lectura por los pilotos uniformados de Air France de un fragmento del Libro de las Lamentaciones de Jeremías y de un emotivo poema del brasileño Ademar de Barros, titulado Pasos en la arena, o bien al protagonizar un parsimonioso y lánguido desfile hacia el altar de 228 velas.

plaz-par

París está de luto. El Elíseo y los edificios oficiales tienen hoy la bandera a media asta; la Gran Mezquita de París organizó a las 14:00 horas una oración, llamada del ausente, para rendir honores a quienes perdieron su vida en el accidente; está prevista una ceremonia similar en la sinagoga de París a las 19:30 horas; el arzobispo de París anunció que se celebrará una misa internacional el domingo 7 de junio; el presidente Sarkozy recibirá a las familias en los próximos días, probablemente el lunes 9 de junio, mientras, el Jefe de la Diplomacia francesa, Bernard Kouchner, viajará a Brasil para representar al Gobierno galo en las ceremonias de homenaje de las víctimas brasileñas del A330. Una declaración tras otra de que su luz no se apagará en nuestros corazones.

Más sobre