Solemne misa de inicio de Pontificado de Benedicto XVI

Tras la Homilía, que ha durado casi tres horas y después de su primera bendición apostólica a todo el mundo, Ratzinger ha querido acercarse a los miles de fieles congregados en la Plaza de San Pedro a bordo del nuevo 'Papamóvil', que vuelve a estar completamente descubierto y en el que ha paseado mezclándose con ellos y repartiendo bendiciones. Para finalizar el acto, Benedicto XVI ha recibido en la Capilla de San Pedro a todos los representantes de las delegaciones oficiales de los distintos países asistentes, 120 aproximadamente.

La capital italiana blindada de nuevo
Una flota de aviones radar Awacs de la OTAN ha controlado el espacio aéreo de Roma y unos 10.000 agentes han sido desplegados por sus calles. La capital italiana, por tanto, se ha vuelto a despertar blindada para proteger a los más de cien dignatarios de todo el mundo con estrechas medidas de seguridad. Los aeropuertos de Ciampino y Fiumicino también están bajo control para recibir a los más de 500.000 peregrinos y a las personalidades mundiales, entre las asistentes, el canciller alemán, Gerhard Schröder, y el presidente, Horst Kochler; el primer ministro francés, Jean Pierre Raffarin; el [príncipe Alberto de Mónaco]; los Grandes Duques de Luxemburgo y los príncipes herederos de la Corona belga, Felipe y [Matilde de Bélgica].

Los países sudamericanos han estado también presentes en la misa de entronación, como el presidentes de Argentina, Néstor Kirchner; Colombia, Álvaro Uribe; Honduras, Ricardo Maduro; Paraguay, Nicanor Duarte; El Salvador, Elías Antonio Saca, y República Dominicana, Leonel Fernández, entre otros. Mientras que el hermano de Bus, gobernador de Florida, ha encabezado la delegación de Estados Unidos. Entre los líderes religiosos ha destacado la asistencia, por primera vez del jefe de la Iglesia Anglicana, Rowan Williams.

Más sobre

Leer más