El príncipe Guillermo, rey del surf en los mares del Norte

Como príncipe, segundo en la línea de sucesión real, la educación que ha recibido es exquisita, conoce perfectamente las pautas de protocolo y del saber estar. Sin embargo, hay unas reglas de comportamiento que no le enseñaron al primogénito de [Carlos de Inglaterra], la "etiqueta" del surf.

En palabras del propio príncipe, se llama así a una norma de este deporte, "cuando vas a por una ola, la primera persona en ella, básicamente es quien la coge y tú deberías salirte fuera". Algo que [Guillermo de Inglaterra] no olvidará fácilmente, sobre todo después de que otro surfista le diera un "toque" de atención. Según relató el incidente el hijo de el Príncipe de Gales: "no me di cuenta de que continuaba alrededor de mí porque estaba centrado en subir en la ola. A mitad de camino, este chico me pasó zumbando, me golpeó en la cabeza por detrás y dijo: ‘Mi ola’. Me quedé balbuceando sobre la tabla".

Unas declaraciones efectuadas por el príncipe Guillermo en una entrevista concedida al canal de televisión BBC, en las que habló sobre su vida y su familia. A raíz de unas fotografías distribuidas por Clarence House, en las que se le podía ver en compañía de unos amigos haciendo surf, comentó: "Era un poco como poner tu cabeza en el congelador cuando estabas bajo el agua pero el traje es muy bueno. No pude sentir mis manos al menos durante media hora".

'Un pequeño mundo de agua'
El príncipe Guillermo, al igual que su hermano Harry, siempre ha disfrutado con la práctica deportiva, en especial del polo, entretenimiento que comparten con su padre. También son asiduos a los deportes de invierno, aunque como él mismo reconoció: "me siento más cómodo y feliz en el agua que corriendo. Puedo nadar durante horas, pero me cansa mucho correr". Sobre su amor por el mar comentó: "Es la tranquilidad y el hecho de que estás en tu pequeño mundo de agua. No hay ruido. Sólo tu respiración. Estás en un mundo diferente con los peces. Realmente lo recomendaría".

Éste no es el primer acercamiento del Príncipe con los deportes náuticos. Anteriormente había hecho boggie boarding, "lo encuentro inmensamente divertido, pero como era muy malo, cambié al surf, en el que soy igual de malo. Es muy divertido e intento ir mejorando". En las imagenes se le pude ver vistiendo un traje de neopreno, algo muy necesario en las gélidas aguas de las costas de Escocia, sobre todo a mediados del mes de octubre, cuando fueron tomadas. El Príncipe aprovecha sus momentos de ocio, para practicar sus aficciones, mientras estudia el último curso de la carrera de Geografía en la universidad escocesa de Saint Adrews.

Más sobre

Leer más