La princesa Masako cae en depresión por no poder concebir un varón

El príncipe Naruhito ha aprovechado su 44º cumpleaños para pedir más comprensión para su esposa, la princesa Masako, ya que se encuentra "exhausta" por el encorsetamiento de la vida palaciega, por las cargas acumuladas de la maternidad y por la presión implacable a la que está sometida desde su matrimonio con el Príncipe para concebir un Heredero.

Precisamente, ya el pasado mes de diciembre, tras ser hospitalizada a causa de un herpes por un ataque de estrés, la princesa Masako reveló en un comunicado oficial que su debilitamiento de salud tenía como origen las condiciones de su labor principesca y anunció que iba a retirarse de la vida pública para restablecerse.

"La princesa Masako ha sufrido mucha presión para que concibiese un varón. Yo desearía que ella ahora descansase bien y se olvide de todo esto. En cuanto a la concepción de nuestro segundo hijo, debe esperar. Primero hay que pensar en el restablecimiento completo de Masako", declaró el Príncipe en una conferencia.

El incierto futuro de la Monarquía del Japón
Pero Japón no olvida. Los futuros Emperadores del Japón siguen teniendo una asignatura pendiente: proveer al Imperio de un Heredero. Y, al parecer, la princesa Masako, que cumplió recientemente 40 años, no se está sometiendo a ningún nuevo tratamiento para quedarse nuevamente embarazada, después de haber dado a luz a su primogénita, Aiko (2001).

Si a esto unimos que se casó en junio de 1993 y que no se anunció su primer embarazo hasta diciembre de 1999 -y gracias al tratamiento de fertilidad al que según se dijo fue sometida-; que unos días más tarde sufrió un aborto, y que pasaron bastantes meses hasta que nuevamente se anunció su segundo embarazo (16 de abril de 2001), Masako podría tener realmente dificultades para traer al mundo a un segundo vástago.

Aparte, para colmo de males, tampoco termina de ordenarse la reforma de la ley en materia de sucesión, vigente en el Japón desde el siglo XIX, que impide que una mujer acceda al trono del Crisantemo. De forma que, y a menos que se haga una enmienda a la norma actual, por el momento, su primogénita, la princesa Aiko, que acaba de cumplir dos añitos, no podrá reinar. Y esto, unido al hecho de que el hermano del Heredero, tercero en la línea de sucesión, sólo tenga hijas, apunta a pensar en la posible extinción de la monarquía más vieja del mundo.

Más sobre

Leer más