Andrea Casiraghi y su novia, Caroline, pasean a su cerdito por las calles de París

Andrea Casiraghi, uno de los jóvenes aristócratas europeos más atractivos, y su novia, Caroline, una bella alemana perteneciente a la familia —también aristocrática— de los Von Stauffenberg, paseaban hace días por París llevando tras ellos —atado, por supuesto, a la pertinente correa, como si de un perro se tratara— al cerdito, Potbelly, que el hijo de la princesa Carolina le regaló, hace un tiempo, a la joven con la que lleva saliendo desde hace aproximadamente dos años. Lógicamente, en esta ocasión el centro de atención de los transeúntes fue, sobre todo, el cerdito, aunque también había muchos que identificaron de inmediato al apuesto príncipe, que, como se sabe, tiene un estilo de vestir que podríamos definir como muy «fashion» y peculiar, ya que en vez de seguir un tipo de moda, lo que hace es, en cierta medida, crearla él mismo. Andrea, que ahora lleva su melena rubia un poco más larga, parece sentirse muy a gusto junto a la bella alemana, que estudia en París y tiene su apartamento muy cerca del que ocupa el hijo mayor de la princesa Carolina. Se sabe, por otra parte, que la princesa de Hannover ve con buenos ojos esta relación. Cabe señalar, por otra parte, que la bella joven alemana, que es muy amiga de Carlota Casiraghi, ha estado hace bastante tiempo pasando unas vacaciones en Kenia junto a Andrea, invitada por Ernst de Hannover y la princesa Carolina. Asimismo, se les ha visto juntos pasando unos días en la nieve de Zurs junto a los príncipes de Hannover.

Más sobre

Leer más