La feminidad íntima y sin artificios del desfile de Rosa Clará