Un 'clutch' para cada invitada