Naeem Khan, la costura que vino de Nueva York