El futurismo artesanal de Isabel Sanchís y la delicadeza floral de Inmaculada García