Exclusiva en HOLA.com: La romántica boda ibicenca de Delia Lachance

La creadora de Westwing ha celebrado un idílico enlace de estética 'boho rústico' en la isla balear

Hay bodas que están predestinadas a convertirse en inspiración pura, y la de Delia Fischer -ahora Delia Lachance- era una de ellas. La empresaria es la creadora de Westwing, el principal club de compras de España en mobiliario y decoración del hogar, por lo que no había duda de que su enlace iba a ser una auténtica fuente de ideas para las futuras novias. Delia escogió la idílica isla de Ibiza para darle el 'sí quiero' a su pareja, Maxime Lachance, y protagonizó una romántica celebración en clave boho chic que hizo soñar no solo a los invitados presentes, sino también a sus más de 132.000 seguidores en redes.

Delia LachanceVER GALERÍA

EL VESTIDO

Delia lució un fabuloso diseño de Kaviar Gauche, una prestigiosa firma alemana de Alta Costura nupcial en la que confió ciegamente desde el principio. "Johanna, Alejandra (las capitanas de la casa) y yo compartimos los mismos gustos, así que lo tenía claro" cuenta la novia. Les explicó a las diseñadoras que buscaba un vestido que casara con el enclave ibicenco y fuera  femenino, de ensueño y con muchas flores, por lo que adaptaron en exclusiva para ella una de las creaciones de su colección Sans Soucis.

Delia LachanceVER GALERÍA

El resultado fue un diseño de corte princesa con tirantes, escote en 'V' y cuerpo semitransparente confeccionado en un tul muy fino, cuajado de encaje con forma de margaritas francesas adornadas con pequeños cristales. Contaba con una voluminosa falda, también de tul, y detalles de sedas transparentes. Además, añadía un velo clásico a juego con bordados de efecto degradado. Tal y como explica la propia Delia, el look nupcial se elaboró a mano en el taller de la casa en Berlín, y fueron necesarias más de 300 horas de trabajo.

Loading the player...

EL ENTORNO

Otro de los puntos que tenían decididos desde el inicio era el sitio escogido para celebrar el enlace. "Maxime y yo nos conocimos y nos comprometimos en Ibiza, así que también queríamos casarnos allí. Es un lugar mágico para nosotros" explica Delia. La pareja quiso potenciar esa magia a través de la naturaleza de la isla, por lo que tanto la ceremonia como la fiesta posterior se realizaron al aire libre, en un enclave con vistas a la montaña en el que la vegetación tuvo una gran relevancia. El 'sí, quiero' tuvo lugar bajo un arco de olivo y rosas blancas, dos plantas que también convivían en los cestos de mimbre que decoraban el camino al altar.

 
Loading the player...

EL BANQUETE

No podía ser de otra manera, y la decoración fue una de las grandes protagonistas del enlace. Tal y como sucedió con el vestido, tanto el mobiliario como la vajilla, los centros y la iluminación se fusionaban a la perfección con el entorno natural. Al igual que ocurría en el lugar escogido para contraer matrimonio, el enclave del banquete tenía como hilo conductor la madera mezclada con las plantas como olivo, rosas en tonos empolvados y paniculata. Los invitados se dividieron en tres mesas alargadas, vestidas con manteles de lino en gris oscuro y acompañadas por mesas de estética rústica.

Delia LachanceVER GALERÍA

Sobre ellas, centros florales compuestos por jarrones blancos circulares, velas del mismo tono y candelabros de metal envejecido. La vajilla era sencilla, de acabado ligeramente irregular con filos dorados, y sobre ella los asistentes se encontraron servilletas a conjunto con la mantelería y el menú, en el que aparecía dibujada la granja-hotel que acogía la celebración. Se remató con hileras de bombillas en los árboles para completar ese estilo romántico y bohemio que se buscaba.

Delia LachanceVER GALERÍA

Más sobre

Read more