Carlota Casiraghi

Carlota Casiraghi se inspira en Carolina de Mónaco para su romántico tercer vestido de novia

La joven 'royal' se ha casado por el Iglesia luciendo un diseño muy similar al que llevó su madre en su primera boda, también celebrada un 29 de junio

A punto de cumplirse un mes desde su enlace, Carlota Casiraghi y Dimitri Rassam han celebrado su boda religiosa en la abadía de Sainte-Marie de Pierredon, situada en Saint-Rémy-de-Provence. A pesar de que esta segunda boda no resulta sorprendente, puesto que los hermanos de la novia también siguieron este ejemplo de realizar por separado su unión civil y la religiosa, no se había publicado ninguna información al respecto ni se conocía la fecha elegida por la pareja. Finalmente fue ayer, 29 de junio, cuando tuvo lugar, aunque no había trascendido ninguna imagen al respecto hasta esta misma tarde, cuando el Palacio de Mónaco ha querido mostrar dos fotografías de los protagonistas que nos han permitido descubrir el tercer (y más convencional) vestido de novia de la hija de Carolina de Mónaco.

Si sus dos primeros vestidos de novia resultaron llamativos por lo diferentes que eran entre sí, ya que uno era de estética más roquera y el otro evocaba al glamour de los años 50 que caracterizaba a su abuela Grace Kelly, con este tercero vuelve a romper con lo esperado y cambia radicalmente de estilo. Carlota ha elegido esta vez un diseño de estética vintage, muy romántico e integrado con el escenario de la provenza francesa, entorno al que también ha escondido un guiño al llevar un ramo compuesto por lavandas y briznas de trigo. Cuenta con un falso escote Bardot adornado con una capa de delicado tul de finos motivos vegetales, mangas semitransparentes, cintura entallada y falda vaporosa con detalles de volantes y pequeños bordados. Tal y como ha confirmado la propia firma, se trata de una creación exclusiva de Giambattista Valli, diseñador que estuvo en la primera boda de Carlota.

La hija de Carolina de Mónaco ha recogido su melena en un moño bajo con raya al medio coronado con un pequeño tocado de pedrería del que partía un velo corto, un tipo de adorno poco habitual en los looks nupciales de las damas de la realeza pero que encaja a la perfección con el estilo rompedor de la novia. Como joyas, ha optado por un conjunto de colgante y pendientes circulares de diamantes.

A pesar de que este estilismo podía resultar sorprendente al principio ya que no encaja ni con los dos anteriores ni con la imagen roquera que tenemos de la nieta de Grace Kelly, lo cierto es que la inspiración podría haber sido su madre o, más concretamente, el vestido que lució la princesa de Mónaco en su boda con Philippe Junot, celebrada justo el 29 de junio de 1978. Ambos comparten escote semitransparente, mangas sueltas y detalles florales bordados. Sin embargo, Carlota actualiza esta imagen al ceñir más el cuerpo para potenciar su silueta. También el cambio de tocado hacia uno más moderno y discreto marca una diferencia notable.

Haz click para ver ‘El Armario de Carlota Casiraghi’, un formato que desglosa al detalle las claves de su estilo actual y a lo largo de los años. Puedes ver más en la nueva plataforma de vídeo ¡HOLA! PLAY, donde encontrarás programas de cocina, moda, decoración y documentales biográficos de ‘royals’ y ‘celebrities’. ¡No te lo pierdas!

Loading the player...

Más sobre