El selecto club de las novias 'cañeras' con botines dorados

Son mejores que cualquier zapato en esta época del año e imprimen una actitud inigualable, capaz de transformar cualquier vestido nupcial

Como ya sabemos, las mujeres roqueras se casan en botines. Este es uno de los mantras más habituales de las novias rebeldes y divertidas. La diseñadora Elise Hameau los tiñó de blanco para el lookbook de su nueva colección, mientras que en la vida real, son muchas las que inciden en los tonos metalizados. Llevar este tipo de calzado denota actitud, presencia, personalidad y, además, es una opción ideal para novias que se casan en otoño. Así ha ocurrido con Lara o Piluca, dos ejemplos de novias que no se dejaron llevar por los convencionalismos en el día más especial de sus vidas y apostaron por el dorado para rematar sus respectivos looks nupciales.

botines_1zVER GALERÍA

Lara es el prototipo de novia que sienta cátedra y que es imposible borrar de la retina. Su boda en el santanderino Palacio de La Magdalena tuvo ese encanto especial que solo tienen las bodas del norte y su imponente vestido de Marcela Mansergas parecía anunciar todo lo que vendría después. Su propia declaración de intenciones se materializó en un diseño de manga larga con puños-joya, una abertura frontal en la falda y un pronunciado escote en la espalda. Lo completó con un velo corto de estilo años 50 que bailaba al son de esos botines dorados de los que era imposible apartar la vista. Ambos formaban un tándem perfecto de accesorios capaces de imprimir un toque cañero a cualquier look nupcial, por romántico que sea.

botines_3zVER GALERÍA

Su ramo de flores de esencia otoñal y una peineta de cristales naturales de Mimoki dieron paso a un segundo look, aún más llamativo. Para la fiesta cambió su tocado por una divertida corona de plumas y cristales y un vestido apto para bailar toda la noche. Sus botines también fueron sustituidos. Esta vez, por unas sandalias de Miu Miu que, sin embargo, conservaban su estética roquera gracias a la textura metalizada de sus tiras.

botines_2zVER GALERÍA

Por su parte, Piluca es el ejemplo perfecto de un look nupcial elaborado con mimo y atención por el detalle. Su vestido de novia con mangas abullonadas, escote en pico rematado con volante y un tejido con caída y movimiento, fue obra de su propia hermana. La frescura de este estilismo comparte protagonismo con unos botines metalizados en color dorado que contrarrestan el romanticismo de este vestido, elegante y liviano. Como puedes comprobar, es una opción ideal para bodas otoñales que encajan perfectamente con las alfombras de hojas secas propias de los meses más fríos del año.

Más sobre

Leer más