Grace Loves Lace

'Naked dress', la tendencia más arriesgada para las novias de primavera

Los diseños más transgresores se llenan de transparencias e insinúan desnudez, ¿te atreves?

Hay quien asegura que elegir el vestido de novia es algo puede llevar seis meses, otros aseguran que se puede encontrar en apenas unas semanas, pero los expertos del sector coinciden en que empezar a buscarlo con antelación es lo mejor, no sea que el diseño perfecto tarde en aparecer. Encontrar el modelo más adecuado no siempre es sencillo. Debe seguir las tendencias, adaptarse a los gustos de la chica que lo lleva y definir su personalidad porque, igual que sucede con la moda en general, el vestido de novia revela mucho sobre la mujer que lo lleva.

Según una encuesta realizada por la firma Grace Loves Lace el naked dress, un vestido de novia lleno de transparencias, está ganando popularidad, convirtiéndose en el modelo preferido por el 30% de las mujeres que se han casado en el último año. Se trata de un diseño, que combina el encaje, uno de los tejidos utilizados con más frecuencia en los vestidos nupciales, con tules. Los modelos más arriesgados optan por no poner forro debajo (o hacerlo en color nude) para insinuar su silueta. Un vestido que, según explicó al publicar el informe Megan Ziems, fundadora de la firma, suelen elegir las chicas aventureras, que escapan de los convencionalismos. Mujeres que buscan un diseño diferente que aúne sensualidad y tendencia y que mire, incluso, hacia los diseños más vanguardistas de la alta costura.   

Basta con recordar algunas de las elecciones como aquel vestido blanco asimétrico que Bella Hadid lució en la pasada edición de la gala amfAR o el que Kendall Jenner llevó de en la gala del MET de 2017, firmado por La Perla, para saber de dónde nace la inspiración de los diseños de novias más transgresores. Modelos que casi todas las firmas han adaptado a su estilo para ofrecer, a todas las que quieran un poco de riesgo en el día de su boda, el vestido adecuado.

Pronovias, por ejemplo, propone un juego de contrastes con algunos vestidos de su colección Atelier, en los que entremezcla transparencias que acentúan y remarcan la silueta con pedrerías que decoran el cuerpo y plumas que le dan un toque mucho más sensual y altamente femenino. Más atrevidos son los diseños que propone Zuhair Murad en su línea de primavera 2018. El diseñador libanés opta por utilizar encajes y bordados para cubrir partes estratégicas del cuerpo, creando una sensación de desnudez evidente. Juega, además, con los tules, colocándolos como sobrefaldas y logrando siluetas más etéreas.

Una tendencia que también abrazan firmas como Self-Portrait, que cuenta entre sus propuestas de novias con vestidos inspirados en las décadas de los sesenta y los setenta con ligeras transparencias y calados; o Asos, con sus diseños de novias low cost siempre muy ligados a las últimas tendencias y pensados para novias poco convencionales.

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más