En su Palacio El Rincón y junto a sus grandes amigos y familiares

En ¡HOLA!: La gran fiesta de la boda de los Marqueses de Griñón

Los dos vestidos de la novia, inesperados encuentros y destacadas ausencias, sorpresas y las invitadas más elegantes

Carlos Falcó y Esther Doña  no lo pueden tener más claro: este es solo el comienzo de lo mejor. Abrieron la primera página de este nuevo capítulo de sus vidas el pasado 22 de julio, de una manera muy íntima y personal. Tal y como ellos quisieron, una boda civil en la que solo ellos fueran los protagonistas. Lo celebraron en petit comité (aunque la luna de miel fue a lo grande) pero, desde el primer momento, también tuvieron claro que en algún momento querían compartir su felicidad con su familia y amigos con una gran fiesta, para celebrarlo a lo grande.

Y el día llegó. Para festejar esta fecha tan señalada junto a sus grandes amigos y familiares, eligieron el Palacio de El Rincón, propiedad del Marqués de Griñón, que tiene una muralla almenada, torreón y mágicos jardines. Fue una velada mágica y muy especial en la que hubo sorpresas, elegantes invitadas, inesperados encuentros, pero también destacadas ausencias.

Fiesta de boda de los Marqueses de GriñónVER GALERÍA
SI QUIERES LEER EL REPORTAJE COMPLETO, CONSIGUE LA REVISTA EN iPADANDROID O DESCÁRGATELA AQUÍ

Para su gran día, Esther confió en Rosa Clará, que creó para ella un sugerente vestido de talle recto con falda en crepé con amplia abertura, cuerpo de transparencias y delicada mezcla de encajes. La novia coronó su look con unos pendientes de oro blanco con aguamarina, sortija a juego y una pulsera de oro blanco y diamantes, de Suárez.

Los novios fueron los que recibieron personalmente a sus invitados, entre los que se encontraban Mar Flores y Javier Merino, que protagonizaron el reecuentro más inesperadoCarmen Martínez-Bordiú, Fiona Ferrer, Mónica Martín Luque con su novio, José Manuel Yzaga; Marina Castaño y su marido, el doctor Enrique Puras; Kalina de Bulgaria y Kitin Muñoz, que acudieron con su hijo Simeón Hassan, de nueve años; la diseñadora Rosa Clará y su marido, Josep Artigas... También quisieron ser testigos de la felicidad de los novios Emiliano Suárez y Carola Baleztena, además de Juan Peña, que a pesar de estar viviendo un momento complicado tras el fallecimiento de su suegro, el torero Dámaso González, emocionó a todos con su tema No me lo creo.

- Así es el imponente Palacio que fue testigo de su amor

- Tamara Falcó, la gran ausente en la boda

- Duarte y Aldara Falcó, hijos del marqués de Griñón, acompañan a su padre

La fiesta continuó por la noche y Carlos y Esther presidieron una mesa imperio que se llenó de alegría y brindis con los mejores vinos del marqués de Griñón. En el patio se organizó un tablao flamenco, que inauguraron los novios a ritmo de rumbas. Además, tras la cena Esther lució su segundo vestido, también diseño exclusivo de Rosa Clará, en crepé de seda, con cuello halter y sofisticada espalda joya bordada en pedrería.

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más