El 18 de junio en Barcelona

Melissa Jiménez cuenta los días para su boda el próximo domingo: 'Lo llevo bien, ahora toca disfrutar'

La periodista no ha querido desvelar las sorpresas que tiene para su enlace con Marc Bartra, aunque sí que contó que su hija Gala tendrá un papel en la ceremonia

 

Ya está contando los días, quedan apenas cuatro, para dar el “sí”. Melissa Jiménez no deja de trabajar ni siquiera cuando faltan tan pocas jornadas para su día más importante. La periodista ha hecho una escala en Madrid para presentar una web de alojamientos vacacionales (Airbnb) antes de poner rumbo a Barcelona donde el domingo se casará con el futbolista Marc Bartra. “Lo llevo bien. Lo llevaba peor hace unos meses cuando tenía cosas que cerrar, veía que se acercaba el día y que no llegaba. Ahora toca disfrutar” asegura sobre los típicos nervios previos al enlace. Lo tiene todo ultimado y preparado así que espera que las cosas salgan según lo previsto. “Siempre surgen contratiempos en el último momento, pero esperemos que salga bien”.

Melissa Jiménez, cuenta atrás para su bodaVER GALERÍA

Ha tenido ya la última prueba del vestido con la diseñadora Rosa Clará, por supuesto no ha desvelado detalles de su sorpresa mejor guardada, aunque sí que confiesa que ha empezado a imaginarse ya caminando hacia Marc. “El otro día tuve la última prueba del vestido y ahí empecé a imaginarlo. Pienso que ese momento es especial y lo que tenga que pasar, que pase” añadió. Será una jornada en la que por supuesto Gala, la hija de la pareja que tiene dos años, tendrá protagonismo, pese a que no sabe muy bien aún de qué manera. “Vamos a intentar que haga algo, tanto ella como mi sobrino que tiene la misma edad, pero son tan peques que igual hacen cualquier desastre” comentó con humor. “Bueno formará parte de la anécdota de la boda” dijo.

La pequeña también ya su trajecito preparado. “Espero que se ponga el vestido que le he hecho, porque siempre va en vaqueros y zapatillas, y no hay forma de que se ponga un vestido, así que con eso me conformo” aseguró Melissa. No detalló lo que hará la pequeña ni tampoco las sorpresas que le tiene preparadas al novio: “No voy a desvelar nada, siempre hay cositas...”. Su sonrisa ilusionada lo dice todo. Sin definir está la luna de miel, dado que no saben aún de cuánto tiempo libre dispone el futbolista. “Tengo algunos destinos, pero será un poco sobre la marcha, los planes improvisados también me gustan”. Marc está ahora de despedida de soltero con sus amigos en Ibiza, una tradición de la que ella disfrutó hace pocos días y que fue “superdivertida”. “Parecía Sexo en Nueva York, fue una experiencia inolvidable” señaló entre risas, sobre el viaje que le organizaron sus amigas a Marrakech.

melissa-jimenez2VER GALERÍA

El futuro se presenta para ella lleno de proyectos profesionales nuevos de los que de momento no quiere hablar, ya que se tomará un respiro hasta septiembre para descansar del ajetreo de la boda. “Quiero respirar después de la boda y luego ya veremos” afirmó. Entre sus objetivos personales está aumentar la familia también, aunque no quiso poner una fecha para ello. “Tenemos ganas de tener más hijos, pero no sé cuándo”.En vez de los tradicionales regalos, la pareja ha pedido a sus invitados que donen el dinero a un proyecto solidario llamado "Para los valientes". La iniciativa está encabezada por el Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona, y es un proyecto de lucha contra el cáncer infantil. "Nos haría muy felices que nuestro regalo fuera vuestra colaboración con el proyecto Para Los Valientes", escribían en las tarjetas de boda. Melissa explicó durante la presentación que les gustaba poner su granito de arena en causas como esta, que les conmueven más desde que son padres.

La boda pone el broche de oro a su unión con el futbolista y es un momento feliz con el que dejan atrás pasada la tensión vivida después de que Marc fuera herido en  un atentado en Dortmund cuando el autobús de su equipo, el Borussia Dortmund, se dirigía a disputar el partido de ida de cuartos de final de la Liga de Campeones. El pasado otoño, su novio y padre de su hija le pidió matrimonio de una manera muy romántica e inolvidable. Melissa fue al cine "engañada" por sus amigas y en la pantalla se proyectaron imágenes suyas… De pronto, Marc apareció en la sala y se arrodilló. "Pensaba que era una cámara oculta. Me pilló desprevenida, pensaba que Marc estaba en Alemania… y cuando lo vi aparecer, no podía parar de llorar", recordó en ¡HOLA!

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más