Un Valentino 'vintage', un vestido de diseño y un 'crop-top': los tres vestidos de novia de Helena Bordon

Una de las blogueras más famosas del mundo se ha casado no una, sino dos veces esta temporada

¿Es posible cambiarse tres veces de vestido de novia? Sí, si eres Helena Bordon. La bloguera brasileña no sólo es una de nuestras personas favoritas a la hora de copiar los mejores trucos, siluetas y colores del streetstyle durante la semana de la moda: ahora también nos ha servido en bandeja la mejor inspiración nupcial de la temporada después e casarse no una, sino dos veces con el empresario Humberto Meirelles en el plazo de un mes. La boda #1, por llamarla de algúna manera, fue una ceremonia religiosa en São Paulo a principios de mayo; y esta misma semana la hemos visto casarse con una boda #2 precedida por una celebración de varios días en las playas de San Bartolomé, un conjunto de islas francesas en el mar del Caribe (el mismo en el que se prometió Olivia Palermo, ya que hablamos de bodas blogger).

novias-helena-01VER GALERÍA

Helena es una de las royals de la moda de Brasil, y del mundo entero (su nombre está entre los de las 500 personas más influyentes del mundo de la moda), y asciende a susodicha categoría al tener ya una cierta predisposición genética en esto de ser influencer: su madre, Donata Meirelles, es la directora de estilo de la edición brasileña de 'Vogue', y es precisamente a ella a quien la it-girl le debe su primer look de novia; el traje de novia de la primera boda de Helena es en realidad el mismo traje de novia que llevó su madre en 2002, una auténtica joya vintage diseñada por Valentino, firma para la que Helena trabajó en Nueva York hace varios años.

El diseño, de líneas rectas, con cuello en 'U', tirantes y bordados de cristales en el cuerpo y el inicio de la falda, continúa estando vigente entre las tendencias nupciales casi quince años después de su primer uso, sobre todo gracias a la tonalidad off-white, que hemos visto en muchos trajes de novia esta temporada, y también en el uso de los complementos, al ir combinado con unos zapatos de novia de Jimmy Choo y un velo con blondas de encaje de largo catedral. El cabello: suelto en ondas despejado con raya en medio, y flores blancas naturales prendidas del pelo.

novias-helena-04VER GALERÍA

novias-helena-03VER GALERÍA

novias-helena-02VER GALERÍA

El twist, claro, llega con la segunda boda. A pesar de esta celebración de ensueño, un tanto íntima y con sólo cien invitados, la pareja decidió organizar una buddymoon colectiva en el exclusivo archipiélago francés, con fiesta de varios días seguida de una segunda ceremonia de boda y un guestlist mucho más amplio. Lo que nos lleva al segundo traje de novia de Helena: un diseño elaborado específicamente para ella por Francisco Costa, el director creativo de Calvin Klein, de estilo slip en gasa y tirantes finísimos, y un top bandeau de encaje a juego con las zapatillas de tiras cruzadas de Aquazzura. Esta vez, además, la novia llevaba el pelo recogido en un moño sobre la nuca, y una diadema de florecitas blancas.

novias-helena-05VER GALERÍA

novias-helena-06VER GALERÍA

Y como no hay dos sin tres, aprovechando que la ceremonia y la pre-fiesta duraba varios días, Helena se ha sacado de la manga un tercer look que también nos ha servido de inspiración para las novias que quieran dar el cambiazo a su vestido: un dos piezas con falda playera de color blanco y crop-top con hombros descubiertos estilo Bardot, y la palabra BRIDE impresa sobre el pecho. El conjunto es tan sencillo que resulta casi irresistible, tanto en una despedida de soltera con amigas, por ejemplo en una escapada a la playa, como para sorprender a nuestros invitados con un brunch postboda.

Más sobre

Regístrate para comentar