Cómo hacer que el vestido de novia se mantenga en su sitio

La corsetería, la cinta adhesiva y las horas en el taller son clave para que el vestido más blanco de todos se mantenga intacto... por muchas horas

Que el vestido de novia ajuste bien es una de las principales tareas del taller. Hay muchas razones para que esto sea así, aunque la más importante, claro, es que el vestido no se caiga, especialmente si nos decidimos por un diseño con un escote arriesgado, o algo diferente de lo que solemos llevar normalmente. Los vestidos de novia son difíciles por eso: son creaciones a medida que nos ponemos solamente una vez, sin muchas referencias con otras prendas de nuestro armario (los vestidos de fiesta son muy diferentes, especialmente comparados con trajes de novia voluminosos, de línea clásica o princesa, o el más difícil todavía: el vestido sirena), y tampoco es que tengamos muchas oportunidades de 'practicar' con ellos antes del día B, ni de hacernos a sus costuras y dimensiones,. Algunas situaciones, como por ejemplo bailar un vals, son imposibles de practicar en el salón de casa. Y el miedo a que se rompa o se manche suele llevar a la novia a no sacar el traje de la bolsa hasta el último minuto.

novias-vestido-01VER GALERÍA

Por eso la labor del taller es tan importante, así como lo es seguir el consejo más adecuado a la hora de dar con la lencería y coresetería idóneas, que no sólo realcen la figura sino también sirva para sentirnos cien por cien seguras dentro de un vestido con escote en pico, un strapless o uno que se mantiene en su sitio gracias a una malla invisible. Entre los muchos trucos de vestuario que pueden servir a las novias, sin duda pasar horas en el taller cerciorándonos de que las medidas que nos toman son perfectas es el más recomendable, partiendo casi siempre de la medida del contorno del pecho, especialmente si el diseño es algo atrevido. Un ejemplo: si elegimos un vestido de una colección con tallas predeterminadas, es recomendable elegir un diseño algo más grande de nuestra talla pero que ajuste bien en el pecho, y dejar en manos del atelier la modificación de las costuras en cintura y cadera. Tampoco está de más echar un vistazo al catálogo de tejidos disponible para cada modelo: un tejido más rígido, como el mikado o el satén duquesa frente al satén convencional, previene los 'resbalones', y sirven para construir vestidos más armados y consistentes. También los cuerpos con algún tipo de estructura interior, como los corsés, o los escotes corazón en lugar del palabra de honor, además de las mangas interiores de encaje o los cuellos barco, nos permiten los hombros al aire sin que el vestido se deslice o se mueva.

DESCUBRE LOS TEJIDOS MÁS PRÁCTICOS PARA TU VESTIDO DE NOVIA

novias-vestido-02

'GET THE LOOK': Sujetador sin tirantes para vestidos con espalda abierta, de Nordstrom Intimates. El diseño a un hombro pertenece a la colección de lencería de DMondaine, es reversible y moldea y da forma al busto.

Más tips de experta: la elección de una pieza de 'lencería total', como por ejemplo los cuerpos de Spanx o los bodys de Wolford, no sólo ayuda a definir la silueta sino que además mantiene vestido en su sitio. Mejor evitarlos con diseños muy veraniegos y ligeros, y en bodas celebradas en pleno verano. La compra de la lencería es mejor reservarla hasta que ya hayamos pasado por una o dos de las primeras pruebas del vestido: aunque te enamores de un maravilloso conjunto de encaje en una tarde de shopping, es posible que al final tengas que dejarlo en casa en el día de la boda porque no sujeta adecuadamente el pecho, o no funciona con las alteraciones finales en el traje. Los cuerpos de algunos vestidos muy estructurados, de hecho, incorporan el sujetador al interior del diseño. Antes de lanzarte a comprar lencería, consulta primero con tu taller.

novias-vestido-03VER GALERÍA

1. Rita es una pieza de shapewear de la firma DMondaine, con escote en pico al frente y espalda abierta, con tirantes ajustables y en tejido elástico y transpirable de nailon y spandex. En negro y nude. 2. Vestido de novia con escote a un hombro sobre malla invisible, de la colección 2016 de Rosa Clará. 3. Sujetador en color nude con escote corazón con pico acabado en 'U', con costuras tipo corsé a los lados y tirantes de quita y pon. De Journelle. 4. Cinta adhesiva Tapes to Go, de Fashion Forms, para pegar el tejido a la piel. 5. Body shapewear de Wolford, con tejido plano circular y panel para afinar la cintura. Vía Net-A-Porter.

Hoy en día existen piezas de lencería nupcial que son casi invisibles sobre la piel, tanto en el color (la firma de lencería Nubian Skin es noticia estos días por haber lanzado una línea de ropa interior con cuatro tonos diferentes de nude para pieles oscuras), así como por la ausencia de costuras y el diseño de los tirantes. La decisión vendrá marcada por el tipo de novia que hayamos escogido ser, especialmente en lo que respecta a la braguita, tanga o culotte: un vestido armado permite un diseño de fantasía, mientras que uno minimalista suele requeria de piezas de lencería más tecnológicas e invisibles.

En la zona superior, el escote es el que manda: los de sujeción invisible están especialmente recomendados en los diseños de tejido muy fino, o en los que el tejido se pega a la piel, mientras que el resto del catálogo permite decidirse por un modelo de tirantes cruzados a la espalda, halter o asimétrico a un hombro. Y si necesitas que el vestido no se mueva bajo ningún motivo (por ejemplo, con un escote en 'uve' muy pronunciado), prueba con la cinta de adhesiva de doble cara, especial para tejido y con adherente hipoalergénico. Suele ser uno de los 'secretos a voces' de la alfombra roja de Hollywood.

¿ANDAS PERDIDA CON LOS TÉRMINOS? CONSULTA NUESTRO DICCIONARIO DE ESCOTES

Más sobre

Regístrate para comentar