Un brindis 'delicatessen' por los novios

Un brindis con destellos de oro, notas de fresa o con el trasfondo con historia de los caldos de la Rioja: ¿sabes qué vas a servir de beber a tus invitados?

El brindis (ya sean uno o muchos, repetidos a lo largo de la noche) por los novios es una de las escenas clave del día B. Y elegir la bebida que acompañará este momento depende tanto de los gustos de la pareja como de una larguísima lista de condicionantes: desde bebidas sin alcohol, si hay por ejemplo una mujer embarazada en nuestro guestlist, o un invitado a quien no le gusten las bebidas espirituosas, los posibles requisitos del lugar elegido para la celebración o las sugerencias de su sumiller, en función de los platos del menú.

novias-bebidas-01VER GALERÍA

Es importante recordar que, en estos dos últimos casos, la mayoría de propuestas no son más que eso: propuestas. Si queremos servir bebidas diferentes en nuestra boda, es aconsejable acordarlo desde el primer momento, cuando aún estemos buscando a los proveedores en potencia, que trabajarán coordinados para que el día B sea tal y cómo hemos planeado. Si os decidís por el consejo de un profesional, hay que tener en cuenta que es un servicio extra que suele sumar al monto total de la boda, y no olvidarse de probar todas y cada una de las sugerencias, hasta dar con la más adecuada, ya se trate de los caldos que van a acompañar la comida, el cava o champán con el que brindaremos al llegar al postre, las bebidas que se servirán durante la fiesta -que suelen venir determinadas más por el precio que por la marca-, y los cócteles servidos durante la recepción, quizá los más importantes junto con el vino, sobre todo si se tiene en cuenta que es el primer contacto que tienen los invitados con el espacio, y donde aprovechan para saludarse unos a otros, romper el hielo y entablar conversación antes de sentarse a la mesa.

novias-bebidas-02VER GALERÍA

Si en cambio os decidís por elegir vosotros mismos las bebidas, la tarea es más tediosa y compleja, aunque mucho más económica y rentable en úlima instancia. En estos casos, lo mejor es referir directamente a las bodegas y tiendas especializadas, teniendo siempre en mente que cuantos menos intermediarios, más barato será el precio por botella. Las matemáticas entran en juego en esta parte del proceso: imprescindible calcular una estimación del número total de bebidas consumidas, equilibrando el consumo entre vino (por ejemplo, en torno a un 50-60 por ciento de las consumiciones totales), las bebidas destiladas (un 20-30 por ciento) y la cerveza (un diez por ciento), además de agua mineral y refrescos. Más fórmulas: las que estiman las bebidas por cabeza y hora, desde que los primeros invitados llegan al cóctel, y hasta que el último de ellos abandona la pista de baile.

novias-bebidas-06VER GALERÍA

De izquierda a derecha: Anna Brut Rosé de Codorniú, con tono cereza y fresa, y aroma de frutas rojas, manzana verde y pimienta. Vino tinto Reserva 2009 de la Hacienda López de Aro. Jean Leon 3055, vino rosado de 2012, en variedades merlot y cabernet sauvignon. Cava Carta Nevada Brut, con notas de albaricoque, melocotón y vainilla, de Freixenet.

Los básicos: vino tinto o blanco (el primero para acompañar carnes rojas, aves y caza; el segundo pescados, mariscos y platos con verduras, además de aperitivos; ambos para los platos de pasta y arroces, dependiendo del resto de ingredientes que los acompañen), además de algún espumoso rosado, como los italianos Lambrusco o Prosecco, si la boda es en verano y los invitados demandan algo más fresquito y ligero que el clásico caldo con cuerpo. También una pareja de cervezas, una variedad de champán o cava, algunos licores para acompañar el café, como el pacharán o el licor de melocotón, además de las bebidas destiladas: vodka, ginebra, whisky, ron y tequila.

novias-bebidas-03VER GALERÍA

El último capítulo a tener en cuenta: los cócteles, un clásico de las bebidas espirituosas que ha ido ganando adeptos entre los novios en los últimos años -en parte por el boom de la ginebra, el gin-tonic y las coctelerías-, especialmente cuando acompañan el aperitivo, y hacen las veces de entrante. ¿Quieres algunas ideas?

Cócteles con vodka: Cosmopolitan, Destornillador y Golden Grey

Cócteles con vino blanco, tinto o rosado

Cócteles 'a la española' con anís y brandy

Cócteles con tequila: Flor Negra, Mango Spicy, Tamarindo Cooler y Tequilinha de pera

Cócteles con sabor a ron: Mojito, Piña Colada y Daiquiri

Cócteles sin alcohol

Más sobre

Regístrate para comentar