¿En qué época del año se celebran más bodas?

Según el INE (Instituto Nacional de Estadística), julio y septiembre son los meses preferidos por los españoles para casarse


Las cifras son las cifras incluso cuando se habla de bodas: según el Instituto Nacional de Estadística, las ceremonias de hoy en día siguen celebrándose, en su mayor parte (hasta un 78 por ciento), en temporada alta. Esto es, en el semestre que discurre de abril a octubre, con especial incidencia en los meses de julio y septiembre, seguidos de junio, octubre y mayo respectivamente.

A la cola quedarían los meses de invierno, la temporada baja, con un top 3 de afluencia inversamente proporcional al verano: enero, febrero y diciembre son los meses en los que menos nos casamos los españoles, dando siempre razones de peso (el clima), aunque sin dejar de poner un ojo en los descuentos propios de las bodas de temporada.

Es precisamente en estos tres meses donde se concentra el mayor número de ofertas entre proveedores y espacios de celebración. Sol y calor frente a bodas low-cost: la decisión es difícil, y es precisamente en los períodos de entretiempo cuando las parejas suelen tomar partido por una u otra temporada. La Federación de Usuarios y Consumidores Independientes ya estimaba en torno a los 14.000 euros el gasto medio que los españoles invertimos por boda allá por 2011 -casi un 13 por ciento menos que el año anterior-, con el banquete a la cabeza, seguido de otras partidas como los trajes de la pareja o las flores, y excluyendo el viaje de novios.

Las oscilaciones entre la temporada alta y baja tienen así mucho que ver con los ajustes de presupuesto de los novios, y, por extensión, con las medidas macroeconómicas que normalmente afectan a la estabilidad de los precios. Lo que vayamos a pagar por cubierto cambiará poco o nada dentro de un mismo nivel calidad-precio ya nos casemos en agosto o en abril. Sin embargo, la decisión de alquilar un espacio en temporada baja puede suponer una jugosa rebaja en la factura total de la boda.

Las recomendaciones a la hora de decidirse por una temporada u otra en función de los precios: planificar con tiempo suficiente para comprobar meticulosamente todos los precios del mercado, comprobar personalmente la calidad del producto que ofrecen los proveedores, cerrar precios con antelación, revisar todas las cláusulas antes de firmar un servicio, y fijarse en detalles más esquivos, como los extras de la luna de miel, las marcas de la barra libre, los horarios o los servicios en sala durante el convite.

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más