Los pajes y damitas de honor: Esos invitados bajitos

Dejar que los niños tomen parte en la ceremonia es una decisión exclusiva de la pareja

Si bien hay novios que prefieren una boda tranquila, libre del correteo y la algarabía que suelen provocar los niños, hay muchas parejas que no dudan a la hora de contar con los hijos de sus amigos cercanos, ahijados o sobrinitos para llevar los anillos, sujetar la cola del vestido o tirar el arroz. Los pajes y damitas de honor cumplen así una función muy importante antes, durante y después de la ceremonia: además de hacer las veces de acompañantes de lujo en el paseíllo de camino al altar, le darán un toque más festivo a la boda, y ellos estarán más que encantados de formar parte y tener un papel en tu gran día.

Los invitados más bajitos se convierten así en pequeños príncipes y princesas, escoltando a la novia en la Iglesia, vestidos siempre con sus mejores galas. En estos casos, son los padres los encargados de adquirir el traje que lucirán los niños, aunque corresponde a la pareja escoger elegir el modelo que vaya más acorde con el vestido de la novia. Por este motivo, hay que tener cuidado en no pasarse con el presupuesto, y procurar hacer la vida un poquito más fácil a los papás escogiendo atuendos que puedan ‘reciclarse’ en la medida de lo posible.

A la hora de vestir a los niños de gala, es fundamental tener en cuenta que los ‘peques’ estén cómodos a la par que elegantes. Los tejidos más comunes varían de acuerdo a la temporada: desde la seda o el raso en colores pastel para los meses de verano, hasta los terciopelos en verde botella o burdeos para el invierno. Procura que vayan abrigados o fresquitos dependiendo de la estación, y que el modelo no les impida moverse con facilidad.

En lo que respecta a los accesorios, destacan los lazos y flores, que se reservan para el cabello de las niñas en forma de diademas, horquillas o coronas, combinados con merceditas blancas (asegúrate de que las suelas no resbalan y de que las estrenan varios días antes, para que se acostumbren a la horma), y calcetín de puntilla o leotardos. Los chiquitines, por su parte, lucirán como auténticos principitos vestidos con traje sastre con pantalón corto y fajín, a juego con los vestiditos de las niñas.

Más sobre

Regístrate para comentar