Barcelona Bridal Week: 'Luz de luna' en el desfile de Pepe Botella

La firma, conducida ahora por la hija del diseñador, ha inaugurado la tercera jornada de desfiles en Barcelona

El blanco lunar se ha convertido en el leit motiv de White Moon: la colección para 2011 de Pepe Botella la protagonizan vestidos con una luz mágica, casi secreta e inalcanzable, que brilla con luz propia gracias a diminutos cristales escondidos entre cascadas de volantes de raso, color diamante, y jirones de gasa cortada. El plisado vuelve a hacer aparición, ya desde el mismísimo arranque de la colección: el primer desfile del día se abría esta mañana con una soprendente creación falda-pantalón, de dimensiones campana, donde la seda salvaje plisada era la absoluta protagonista.

nullVER GALERÍA

PULSA SOBRE LA FOTO PARA VER LA GALERÍA DE IMAGENES



La figura se define mediante lazos y fajines envueltos alrededor de la cintura, mientras que las flores, pequeñas flores blancas de gasa bordadas, protagonizan los looks más románticos, creando tirantes que acarician los hombros, en forma de boleros de fantasía, troqueladas en los bajos a modo de encaje, envolviendo las manos en forma de bolsos clucth o convertidas en minivestidos cuajados de arriba a abajo de diminutas campanillas blancas.

Lo más destacado: las creaciones en tonos marfil, bordadas de cristales de Swarovski, con profundos escotes en uve y grandes aberturas en la falda, que dibujan a una novia muy sexy y femenina. También son dignas de mención las faldas tableadas, rematadas de encaje, que investigan figuras mas geométricas y arquitectónicas. Además, este primer desfile del día ha sido, hasta la fecha, el único de toda la edición que apostado por looks cien por cien naturales, con las modelos luciendo el cabello completamente suelto (no es lo habitual que salgan a desfilar sin tiaras, diademas, tocados o complicadas creaciones y moños), con la top Sheila Márquez a la cabeza.

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más